sábado 22/1/22
                      Un cazador en plena faena de la temporada. JESÚS
Un cazador en plena faena de la temporada. JESÚS

La temporada de caza menor bajará el telón en la provincia leonesa al igual que en el resto de la Comunidad el próximo 23 de enero. Con algo más de una semana por delante el balance a casi tres meses de actividad no variará mucho del que en la actualidad se ha establecido. Y este, a pesar de que puede considerarse aprobado, no lo es con una mayor nota como a priori se esperaba.

No es que las perspectivas fueran en clave sobresaliente aunque sí un poco mejores que las que los datos han sacado a la luz desde el pasado mes de octubre de 2021.

La mejor parada sin duda alguna ha sido la perdiz, algo que por los bandos vistos en las semanas previas al inicio de la campaña y a lo largo de esta se esperaba. No es que las jornadas ya han sido excesivamente prolíficas aunque sí en su mayoría satisfactorias para los cazadores. Eso sí, también apuntando que con diferencias según sea una zona u otra de la provincia en la que se disponga a cazar.

A medio camino entre lo positivo y lo negativo se encuentra otra de las piezas estrella de la temporada de caza menor, el conejo. Aunque su cifra en cuanto a número no sea la de otros años, se puede decir que sí es más que aceptable teniendo también que precisar que no en todos los puntos de la provincia y en algunos casos desapareciendo de ciertos hábitats para aparecer en otros.

Y en clave de suspenso se encuentra la liebre. Las enfermedades han sido una losa para que su población haya experimentado un crecimiento. Más bien todo lo contrario lo que sin duda alguna supone que cobrarse una proeza en bastantes casos sea ciertamente complicado. Más bien por no poder divisarlas.

Todo para que en próximo 23 de enero la temporada baje el telón. Y lo haga con algo más de claros que nubes. Pero no demasiados.

La temporada de caza menor afronta sus últimos días con sabor agridulce
Comentarios