miércoles 21/10/20

La temporada en los ríos regulados, con poco agua y menos truchas

La temporada de pesca en los ríos leoneses tocaba a su fin hace unas semanas en cuanto a los ríos no regulados. En el caso de los regulados los aficionados a la caña y el sedal tienen hasta mediados e octubre. Eso sí, lo bueno ya ha pasado porque con el paso de las fechas las condiciones han cambiado sobremanera, en este caso en clave negativa.

Y es que con caudales más bajos y en algunos casos hasta insuficientes la posibilidad de pescar es un reto casi imposible. Esa circunstancia hace que cada jornada para los pescadores se convierte en su mayor parte en un propósito, aunque gratificante si se pueda dar con un pez que llevarse a la cesta. O en su caso para los practicantes, cada vez más, de la pesca sin muerte, poder devolver la trucha a su hábitat, el agua.

Por delante quedan unas semanas en las que el número de pescadores no será el mismo que en los meses precedentes, especialmente julio en el que su número fue notable una vez que el estado de alarma generado por la crisis sanitaria del coronavirus en el mes de marzo y siguientes, llevó al aplazamiento de la temporada de pesca un par de meses. A pesar de ello se puede decir que esta campaña ha resultado positiva aunque como también es cierto, hay que reseñar que ya en las últimas semanas con la única actividad en los ríos regulados el panorama ha empeorado, algo habitual cada año ya que con el estío y otra serie de circunstancias los caudales bajan de manera considerable y las condiciones para la pesca empeoran bastante. Pero aún se puede practicar con la caña y el sedal hasta mediados del mes de octubre.

La temporada en los ríos regulados, con poco agua y menos truchas
Comentarios