domingo 29/5/22
                      El tenista murciano Carlos Alcaraz luce su trofeo de campeón en el Masters 1000 de Miami. LESSER
El tenista murciano Carlos Alcaraz luce su trofeo de campeón en el Masters 1000 de Miami. LESSER

Con su primer título de un Masters 1000 bajo el brazo y después de haber hecho historia con el triunfo en Miami, un lugar inaccesible hasta ahora para el tenis español, Carlos Alcaraz dio un salto de calidad en su carrera y se instaló entre los mejores del mundo. El tenista de El Palmar, de 18 años, disfruta del éxito acompañado de su equipo y de su familia. Es lo que más valora. Pretende estar al margen del ruido que su crecimiento y evolución ha generado pero no tiene reparo en asegurar que su próximo objetivo es ya un Grand Slam.

—¿Te ha dado tiempo a asimilar todo o sigue en una nube?

—Un poco mejor pero sigo en una nube. La verdad que mejor que al principio. Al terminar el partido no sabía lo que había hecho realmente y ahora poco a poco lo voy asimilando mejor.

—¿Has podido celebrar ya este gran éxito?

—Al final la celebración es estar con mi familia y mi equipo y estoy con ellos afortunadamente. No me ha dado tiempo a celebrarlo en Miami pero en Murcia en casa con la familia y amigos lo disfrutaré un poquito más.

—¿Con qué momento de la final y todo lo vivido te quedas? ¿Qué ha sido lo más especial?

—Lo más especial de estas dos semanas ha sido el abrazo final con todos. Con Juanqui (Ferrero), con toda la familia, con todo mi equipo. Ese ha sido el momento más emocionante que he vivido de todo el torneo.

—¿Cómo has podido controlar las emociones y los nervios durante una final como esta?

—Las he controlado demasiado bien. Porque si piensas que no estaba nervioso al final es porque lo he manejado bien. Pero la verdad es que he estado nervioso desde la primera bola hasta la última. Pero es verdad que lo he ido manejando cada vez mejor y poco a poco he estado asimilando que estaba en una final de un Masters 1000 y que tenía que hacer lo mejor posible para poder ganar y gracias a ese pensamiento he podido disimular un poco los nervios y controlarlos un poco mejor.

—¿Cómo asimila un chico de dieciocho años todo esto que está pasando?

—Al final estoy cumpliendo mi sueño. Lo tengo claro. Tengo claro también que tengo que seguir trabajando. Soy un chico muy cercano, de familia, amigos, de estar en casa. Y gracias a ellos también me ayudan a tener claro que soy un chico de dieciocho años todavía que cuando voy a casa estar con los amigos, hacer lo de siempre, estar con la familia. No darle la importancia o mas importancia que la que tiene. O ser el once del mundo o ganar un Masters 1000 sino cuando voy a casa me relajo, desconecto, me voy con los amigos. Me divierto, también me río y gracias a todos esos momentos y a ellos es por lo que estoy aquí. Soy un chico de dieciocho años.

—¿No da algo de vértigo?

—Para nada. Soy un chico con grandes ambiciones, que no tiene miedo a las grandes cosas y para nada siento vértigo por lo que viene.

—¿Has superado todas sus expectativas hasta ahora?

—Estoy en el camino adecuado y en el momento justo. Me ha venido todo esto por el trabajo que estoy haciendo. Al final estoy trabajando muy duro cada día para vivir estos momentos. Pero no doy más importancia que la que tiene sino que tengo claro que hay que seguir por el camino por el que estoy y si sigo así vendrán grandes cosas.

—¿Qué ha supuesto la llegada y la presencia en la final de Juan Carlos Ferrero? ¿Cómo ha sido ese momento cuando le has visto llegar?

—Vino el sábado por la tarde. No me lo esperaba. Nadie me dijo nada. Y una sorpresa increíble encontrármelo en el hotel y me alegra mucho haber vivido este momento con él.

—Has hecho historia. Bates récords. Has ganado donde no había podido hacerlo ningún otro español ¿Qué te dice todo esto?

—Esto me dice que estoy en el buen camino y que hago las cosas correctas con mi equipo. Tengo un equipo increíble. No puedo pedir nada más de este equipo. Familia, todo lo que tengo alrededor soy muy afortunado por tenerlo. Eso es lo que me dice que tengo que continuar así y que puedo conseguir grandes cosas si sigo así».

—Ya tienes tres torneos. Uno de ellos un Masters 1000. Es el undécimo jugador del mundo, a un paso del top ten. Es el segundo mejor jugador de la temporada. Cuál es su siguiente paso, ¿Un Grand Slam? ¿Las Finales ATP al final de curso?

—Tengo un 250, un 500 y ahora un Masters 1000.. no tengo miedo de decir que voy a por un Grand Slam. Es complicado pero creo que estoy preparado para poder ganar un Grand Slam o poder disputarlo. He demostrado en este torneo que puedo ganar a cualquier jugador ahora mismo y espero seguir con el nivel que estoy mostrando. También otro objetivo es llegar a las Finales ATP y vivir esa experiencia».

—Eres una realidad, la gente deja de hacer cosas para verle. Eso supone también una mayor responsabilidad. Las expectativas son mayores con tu persona.

—No te creas. Soy afortunado de tener a mucha gente que me anima y que me ve por televisión pero tengo claro que juego para mí y para mi equipo. Al final es verdad que escuchas de gente de fuera decir que tienes que ganar sí o sí pero dentro de mí sé que cada jugador es muy bueno, que cada partido también lo puedes perder y también ganar y juego para mí y para mi equipo. Igual que puedo ganar a cualquiera puedo que perder con cualquiera. Así que no me meto esa presión de tener que ganar cada partido, cada torneo en cada momento»

—Supongo que ya te has familiarizado con las comparaciones de Rafa Nadal que aún está vigente, es el mejor jugador de la historia pero el tiempo puede con todo y usted aparece como la gran esperanza.

—Siempre he dicho que me comparen con Rafa es que estás haciendo las cosas bien y que estás en el buen camino. Pero al final Rafa es Rafa. Uno de los mejores de la historia de este deporte, increíble. Y yo soy un chico de dieciocho años que acaba de llegar al Tour y que está cumpliendo su sueño. Siempre he dicho que Rafa es Rafa y que Carlos Alcaraz es Carlos Alcaraz. Quiero que me conozcan como Carlos, no como Carlos Alcaraz. Y también espero ver a Rafa durante más años en el circuito y jugar muchos partidos contra él, aprender de él y ojalá le queden muchos años en el circuito».

—El conocido como ‘Big Three’, Djokovic, Nadal y Federer está fuera de combate por distintas razones. El ruso Medvedev lesionado dos meses, y la Next Gen está algo irregular. ¿Se abre un panorama y una oportunidad buena para ti en este momento?

—Al final depende a quién se considere como Next Gen. Ya hay jugadores situados en lo alto, en lo mejor. Medvedev es joven todavía, no lo contamos como Next Gen. Zverev es joven y tiene posibilidades de ganar Grand Slam, ser número uno del mundo... Tsitsipas.. hay bastantes jóvenes aún de 23, 24 años con una larga carrera por delante. Pero también hay jóvenes de mi edad, como Korda, Hugo Gastón, hay muchos de 20 o 19 años que tiran para arriba y me agrada compartir vestuario con ellos en los grandes torneos, hablar de lo que estamos haciendo. Creo que viene una generación en la que me incluyo, muy, muy buena, que puede hacer grandes partidos contra los grandes jugadores. Pero deseo que el big three le queden muchos años en el circuito, podamos aprender de su experiencia».

—¿Cuáles son tus planes ahora? ¿Cuáles son tus próximos torneos?

—Voy a jugar en Montecarlo seguro. Los imprescindibles. Montecarlo, Madrid, Roma y Roland Garros. Puede cambiar. Puedo jugar algún 500 o 250 pero de momento tengo pensado jugar los imprescindibles.

«No tengo miedo a decir que ahora voy a por un Grand Slam»
Comentarios