jueves. 02.02.2023
PRIMERA DIVISIÓN

Torres vuelve loco al Deportivo

Fernando Torres completó en el Vicente Calderón el partido que desde hace tiempo soñaba para consagrarse como una gran figura en Primera División, y destrozó al Deportivo y a Naybet. Cuando el choque caminaba hacia el 1-1 final,
El atlético José Mari trata de hacerse con el control del balón junto a su oponente Romero
Torres, quien recuerda en algunos de sus movimientos al holandés Van Basten, tiene sólo 18 años y es una joya para el fútbol español a la que sólo la fama, el dinero y los malos consejeros, amén de las lesiones, podrían frenar en su progresión. Con su inspiración y acierto -ya lleva 9 goles en esta Liga- dejó en calma la tempestad provocada por el iracundo Jesús Gil, puso fin a una racha nefasta de tres derrotas consecutivas y terminó con una gran trayectoria del Deportivo de tres choques ganados y once sin perder. A los coruñeses les perdió no sólo la estrella de Torres sino también su excesivo conservadurismo, la edad, que ya no perdona a muchos de sus jugadores, y la mala suerte, ya que Tristán y Makaay remataron al palo. El Atlético volvió a dejar patente que se le dan mejor los grandes y evidenció que es uno de los equipos de la Liga que encaja goles con mayor facilidad. Esta vez, un regalo del «Mono» Burgos hizo que los rojiblancos apenas gozaran durante cuatro minutos de la ventaja adquirida con el golazo de José Mari en el primer minuto y que sufrieran hasta la aparición de Torres para ganar. De nuevo con una alineación inédita, en la que sobresalía el polémico regreso del portero argentino y la presencia del recuperado Sergi en el lateral izquierdo, el Atlético salió enrabietado. Con un fútbol vistoso aunque sin pausa, demasiado precipitado, superó al Deportivo en la primera mitad. Luis García ganó en la banda izquierda a Scaloni, José Mari también entró demasiado fácil por la derecha y Torres sólo fue frenado a base de faltas. Juanmi, sobresaliente, salvó un cabezazo a bocajarro de José Mari y, sobre todo, una volea tremenda del extremo llegado de la cantera del Barça. El Deportivo defraudó, con un extraño centro del campo en el que Irureta, sin poder contar con los lesionados Valerón y Fran, colocó a tres medios centros -Sergio, Mauro Silva y Duscher- y cambió a Víctor a la izquierda. Pero sin hacer nada y corriendo mucho menos que al adversario, los gallegos se fueron con tablas al descanso e incluso pudieron marcar en un disparo de Tristán mientras Torres se dolía. El choque se volvió loco en la reanudación, de ida y vuelta, con ocasiones en ambas puertas. La más clara, una de Makaay, que, muy escorado, remató al palo tras superar a Burgos. El Atlético estaba roto, agotado por el esfuerzo, cuando llegó la lesión de Albertini, que le vino de maravilla puesto que Nagore aportó más equilibrio defensivo al centro del campo y, en parte, permitió el posterior lucimiento de Torres. Antes de que el canterano decidiese, Irureta había quitado a Tristán en beneficio de Capdevila. Todo un síntoma.

Torres vuelve loco al Deportivo
Comentarios