martes. 05.07.2022
Pesca

Truchas, caudal... y un buen curso

Consumido mes y medio de la temporada los números mejoran a los de la pasada y apuntan a un ejercicio notable Salvo excepciones las jornadas han transitado en positivo
La temporada de pesca inició su andadura en los ríos leoneses el pasado 27 de marzo. MARCIANO PÉREZ

La temporada de pesca sigue sumando jornadas en gran medida con resultados positivos para los aficionados a la caña y el sedal. Se esperaba una campaña favorable y los datos en estas primeras semanas no pueden decir otra cosa. Incluso la cosa puede ir a mejor con la llegada del buen tiempo y también la posibilidad de contar con una mayor movilidad tras las restricciones marcadas por la pandemia del covid.

Desde el pasado 27 de marzo en el que la temporada en buena parte de la Comunidad levantaba el telón (en algunas provincias lo había hecho una semana antes), en cuanto a las masas de agua leonesas se puede constatar un resultado más que aceptable, rayando incluso el notable en algunos escenarios, especialmente en los ríos no regulados en los que el condicionante de los embalses no es determinante.

Con un número destacado de truchas y de notable tamaño en muchos de los casos, la materia prima es puede decir que cuenta con un argumento a favor. Los caudales y la climatología también están jugando a favor para una campaña que bajará el telón para los ríos no regulados el 31 de julio mientras que para los regulados lo hará a mediados de octubre.

Regulados y no

En el primero de los casos la campaña bajará el telón el 15 de octubre, en el segundo el 31 de julio

Un camino por recorrer importante y con posibilidades para que los aficionados puedan disfrutar de los ríos de la provincia, sin duda alguna altamente demandados tanto por los pescadores autóctonos como por los procedentes de otros puntos de la geografía nacional entre ellos los vecinos gallegos y asturianos. Precisamente el final del estado de alarma y de los cierres perimetrales conllevará a los largo de las próximas fechas que algunos escenarios cuenten con una mayor afluencia de visitantes, algo que no era posible en lo referido a pescadores fuera de León en estas primeras entregas semanales de la temporada de pesca.

Por lo que respecta a las especies pescables se puede decir que la trucha es la reina en buena parte de la Comunidad y en especial en León aunque los aficionados dependiendo de los escenarios y el hábitat también pueden tantear la posibilidad de hacerse con el hucho o salmón del Danubio, barbo común, barbo de raells, barbo colirrojo, boga del Duero, boga de río, madrilla, bordallo, cacho, carpin, gobio, tenca y piscardo. Y en lo referido precisamente a la trucha y sus cupos de captura se especifica que en las aguas de acceso libre será de cero ejemplares mientras que en los cotos de pesca, escenarios deportivo-sociales y aguas en régimen especial según el plan de pesca aprobado el 19 de diciembre de 2018.

Otro de los aspectos que a lo largo de las últimas temporadas está cobrando un destacado protagonismo es el referid a la pesca sin muerte. Si bien en los años anteriores iba ganando terreno y porcentaje entre los aficionados a la caña y el sedal, en los tres últimos ejercicios se puede decir que se ha ganado una cuota destacada llegando en algunos escenarios y tramos de ríos a ser la única posibilidad.

Todo en una campaña que se puede decir acumula apenas mes y medio de operatividad pero que en este tiempo ya ha dejado claro que no sólo apunta a mejorar los números de un 2020 en cierta medida aceptable pero condicionado por situaciones externas (covid), también a hacerlo de una forma más que notoria.

Truchas, caudal... y un buen curso
Comentarios