sábado 18/9/21

Vallejo da otra lección en Omaña

El campeón de España logra un triunfo incontestable en el Rally Sprint de Omaña. Sólo Óscar Palacio sigue la estela del ‘Lobo de Meira’, que deleita a la afición con su Porsche 911 GT3.
El Porsche 911 GT3 de Vallejo, en una de las curvas más espectaculares del tramo que discurre entre El Castillo y Riello.

‘El Lobo de Meira’ volvió a enseñar sus garras en la segunda edición del Rally Sprint de Omaña. Un triunfo incontestable. Y ya suma dos. El campeón de España en el 2009, Sergio Vallejo, bailó sobre el asfalto que discurre entre El Castillo y Riello, donde se arremolinaban miles de personas, para, con una precisión propia de un cirujano, situar su Porsche 911 GT3 en la zona perfecta de la trazada, sin levantar ni una sola piedra del asfalto, para volar en cada uno de los tres pasos por tramo.

Trece kilómetros del mejor pilotaje, con un vehículo capaz de desarrollar 500 caballos de potencia, toda una joya del automovilismo. Pero Vallejo no vino a León a lucirse. Buscaba reeditar su triunfo. Y vaya si lo hizo. El gallego marcó un tiempo de 19 minutos y 22 segundos, casi 50 segundos menos respecto a la marca que registró en la edición anterior. Sólo Óscar Palacio, con el mismo Porsche, pudo seguir su estela, aunque, al final, se quedó a algo más de 15 segundos.

A partir de ahí las diferencias crecieron notablemente. El tercer clasificado, Luis Vilariño, completó el rally en 21 minutos y 47 segundos. Otros 19 participantes pararon el cronómetro sin pasar de la barrera de la media hora. Y otros tantos tuvieron que abandonar la prueba.

Las condiciones meteorológicas no fueron las mejores. Al final de la segunda pasada, sobre las 15.45 horas, la lluvia cayó con fuerza e, incluso, apareció el granizo. Cuatro coches se salieron del trazado prácticamente en el mismo punto. Había que cambiar los reglajes de la suspensión y elegir la mejor goma porque el agua volvería a insistir a la hora prevista para completar el último sector.

A pesar de estos condicionantes, la clasificación ya no cambió. Vallejo aprovechó su experiencia para poner tierra de por medio con sus rivales. Disfrutó del trazado, no defraudó a las miles de personas que presenciaron el evento. Y se llevó una victoria incontestable, que da caché al Rally Sprint de Omaña, una prueba que, a pesar de sus dos años de vida, se ha consolidado como un referente dentro del mapa de rallys del noroeste de España.

Y buena culpa la tiene, además de la organización, Sergio Vallejo, que supone un aliciente añadido para los amantes del motor. El Porsche 911 GT3 que pilota el lucense es una virguería y no son pocos los seguidores que se acercan hasta Omaña para ver de cerca una auténtica joya. Y, ayer, en León, había dos.

Vallejo da otra lección en Omaña
Comentarios