viernes 27/5/22
Fútbol | Primera División

El VAR sostiene al Atlético

El árbitro pita un polémico penalti a los de Simeone con el tiempo ya cumplido que supuso el triunfo ante al Espanyol
                      Carrasco celebra el gol de penalti que le dio la victoria a los rojiblancos en el añadido. J. CARLOS HIDALGO
Carrasco celebra el gol de penalti que le dio la victoria a los rojiblancos en el añadido. J. CARLOS HIDALGO

En la última jugada, con 1-1 en el marcador, con el tiempo ya cumplido durante la larguísima revisión del VAR que llevó al árbitro Figueroa Vázquez hasta la revisión en el monitor a pie de campo de una mano anterior de Raúl de Tomás dentro del área y en inferioridad numérica por la discutida expulsión anterior de Kondogbia, el Atlético de Madrid ganó los tres puntos entre la agonía, la épica y un penalti, allá por el minuto 100, frente al competitivo Espanyol.

Ya había recogido el balón el colegiado para el final del duelo, mientras aguardaba la confirmación del vídeo, escuchaba a sus asistentes del VAR, rodeado de los futbolistas de ambos equipos, hasta que le instaron a acudir a la televisión para ver la acción: señaló penalti de Raúl de Tomás, entre la apoteosis del Wanda Metropolitano. Yannick Carrasco tomó la responsabilidad, engañó en su lanzamiento a Diego López y ganó el Atlético. En el minuto 100. Como ya ganó en la primera vuelta al Espanyol en Cornellá.

El Atlético golpeó primero. Después de un primer tiempo insufrible, el inicio la segunda parte lo despertó, en una jugada que tanto pudo ser el 0-1 como después fue el 1-0. La secuencia comienza a los 50 minutos y 57 segundos de juego, cuando Darder conectó un remate con la derecha desde dentro del área al que se interpuso Oblak y del que surgió el contragolpe inmediato que, 26 segundos después, en el 51:23, terminó con el 1-0 del equipo rojiblanco, que no había tirado hasta entonces entre los tres palos a Diego López.

Cuando ya casi enfilaba el descanso, entre el insoportable 0-0 del primer tiempo, Joao Félix se lastimó la parte posterior del muslo izquierdo cuando acudió a toda velocidad a un pase largo, quizá imposible. Instantes después, en la siguiente acción, Lemar quedó también fuera de combate, con peor pinta por los gestos de dolor, frustración y desesperación con los que cayó al suelo, fue atendido sobre el césped y se marchó al vestuario, entre el consuelo de todos sus compañeros. Ni Joao ni él saltaron al campo en la reanudación.

Sin ellos -también Vrsaljko fue cambiado por Griezmann-, el Atlético tomó ventaja con el citado 1-0 de Carrasco en el comienzo del segundo tiempo y fue salvado de nuevo por Oblak, cuando sacó otra milagrosa mano al remate de Raúl de Tomás, pero, después, recibió el empate entre la polémica de la interpretación de la infracción: una mano de Kondogbia. El 2-1 llegó tras una polémica nunca vista con el VAR.

El VAR sostiene al Atlético