sábado. 01.10.2022
CICLISMO

 La Vuelta se solapará con el Giro en un calendario frenético

La ronda española se disputará del 20 de octubre al 8 de noviembre, mientras que la prueba italiana se correrá del 3 al 25 de octubre.
Ciclistas aficionados en Valencia. EFE
Ciclistas aficionados en Valencia. EFE / MIGUEL ÁNGEL POLO

El Giro de Italia (del 3 al 25 de octubre) y la Vuelta a España (del 20 de octubre al 8 de noviembre), que se solaparán durante casi una semana, ya tienen fechas oficiales en el nuevo calendario publicado este martes por la Unión Ciclista Internacional (UCI), que incluye además una primera edición femenina de la clásica París-Roubaix para el 25 de octubre.

La pandemia del nuevo coronavirus, que tiene detenida la temporada ciclista desde marzo, ha obligado a rehacer los programas de los organizadores de las carreras, cuyos planes siguen condicionados a la evolución de la situación mundial del coronavirus.

En el calendario de 2020, el Tour de Francia está fijado del 29 de agosto al 20 de septiembre, como ya se había anunciado, y será seguido por las otras dos grandes rondas por etapas.

En el calendario publicado este martes, el Tour de Francia está programado del 29 de agosto al 20 de septiembre, como ya se había anunciado, y será seguido por las otras dos grandes rondas por etapas, que coincidirán en el tiempo durante seis días, entre el 20 y el 25 de octubre. La carrerá española comenzará el 20 de octubre con una etapa entre Irún y Arrate y finalizará el 8 de noviembre en Madrid. Unipublic, empresa organizadora de la Vuelta, decidió cancelar la salida prevista en los Países Bajos, donde iban a disputarse (en Utrecht y Brabante Septentrional) las tres primeras etapas, por las restricciones impuestas a causa de la pandemia. Por ello, la 75ª edición de la ronda española constará de 18 etapas, en lugar de las 21 habituales, y se convertirá en la más tardía de su historia, al dar su pistoletazo de salida en Irún con una etapa en línea que concluirá en Arrate. Será la primera vez que la Vuelta se inicie en el País Vasco desde que Unipublic tomó las riendas de la carrera.

El director de la Vuelta, Javier Guillén, mostró su "satisfacción" con las nuevas fechas. "Tenemos que tratar de hacer de la necesidad una virtud y aprovechar las oportunidades que nos brinda este nuevo paradigma. Gozamos de una gran posición en el calendario y esperamos poder contar con una participación de excepción", señaló.

A principios de agosto el circuito World Tour volverá en Italia con las Strade Bianche (1 de agosto), seguidas una semana más tarde por la Milán-San Remo (8 de agost0), el primero de los 'monumentos' de la temporada. La UCI precisó que esas fechas "siguen naturalmente subordinadas al levantamiento, hasta el final de la temporada, de las restricciones instauradas por las autoridades competentes".

Las otras grandes clásicas que debían haberse disputado en primavera se repartirán en un período que va desde el Mundial de ciclismo en ruta (27 de septiembre) y el final de octubre. Se modifica el orden habitual de las mismas y las citas belgas (Flecha Valona y Lieja-Bastoña-Lieja) precederán este año a la disputa del Tour de Flandes (18 de octubre) y de la París-Roubaix (25 de octubre).

HACIA UN TOUR FEMENINO EN 2022

Es precisamente en esa última en la que se produce la gran novedad del calendario del ciclismo, con la primera edición de la mítica clásica de los pavés abierta a las mujeres. Las corredoras podrán realizar un parte del recorrido de la carrera masculina. La 'reina de las clásicas' sigue así los pasos de otras carreras similares, que ya se habían abierto a una edición femenina, el Tour de Flandes desde 2004 y la Lieja-Bastoña-Lieja desde 2017.

De esta forma, únicamente dos carreras italianas (Milán-San Remo y Tour de Lombardía) se mantienen entre los 'monumentos' sin una edición femenina. La Milán-San Remo tuvo un primer intento, la Primavera Rosa, que se lanzó en 1999 pero finalizó en 2005.

"Tenemos la voluntad de aumentar, paso a paso, el número de pruebas femeninas", declaró a la agencia AFP el director del Tour de Francia, Christian Prudhomme. "La UCI indica muy claramente el camino al ciclismo femenino", estimó Prudhomme, que explica que la empresa organizadora ASO decidió dar el paso, ya que en otros años había una carrera de júniors antes de la clásica masculina principal y en esta ocasión no se programó esa cita júnior, con lo cual se pudo optar por la carrera femenina.

Para Prudhomme, esta carrera programada es "un símbolo". Quedan por definir los detalles prácticos (lugar de salida y recorrido preciso).

Sobre la posibilidad de tener un equivalente femenino del Tour de Francia, Prudhomme dejó la puerta abierta para 2022: "Nuestro deseo es siempre el mismo. Hemos iniciado una reflexión sobre una prueba femenina que tendría lugar después del Tour de Francia. Pero el calendario se ha visto revolucionado mucho, incluido el de 2021, ya que tendremos ahí los Juegos Olímpicos. Siendo lógicos, podemos pensar en ello para 2022"

 La Vuelta se solapará con el Giro en un calendario frenético
Comentarios