miércoles. 30.11.2022

La resistencia del Tottenham Hotspur no fue suficiente y el delantero alemán Timo Werner, ayudado por la inocencia de Ben Davies, derribó la defensa del equipo inglés y dio una ventaja al RB Leipzig (0-1) que deja a José Mourinho tambaleándose en Europa.

El portugués, recordando épocas pasadas y condicionado por las bajas de Harry Kane y Heung-min Son, salió atrás. Tan atrás que el Leipzig casi le hace tres goles en dos minutos. Tres llegadas clarísimas, incluyendo un disparo de Angeliño a un palo.

Que aguantara 45 minutos sin recibir gol parecía un milagro, sobre todo cuando Werner erró un mano a mano contra Hugo Lloris tirando al muñeco.

La ocasión de gol del Tottenham, la que siempre tienen los equipos de Mourinho, la anuló el húngaro Peter Gulacsi con un paradón abajo a Steven Bergwijn.

Pero la suerte del equipo inglés no se iba a prolongar mucho más. La confianza en Ben Davies para el lateral le salió cara a los ‘Spurs’. Su derribo a Knorad Laimer dentro del área precipitó la apertura del marcador de Werner.

Seguro y con sobriedad, el alemán adelantó a los suyos desde el punto de penalti y se llevó la mano a una oreja pidiendo más ruido a su hinchada, una de las mejores noticias de la noche.

La afición alemana, además de quejarse por el precio de las entradas, mostró una colorida y ruidosa imagen, sacando las bufandas al viento y entonando cánticos que provocaban más eco en el estadio que los de los seguidores del Tottenham.

La eliminatoria, que se decidirá el próximo 10 de marzo, pudo haber quedado mucho más a favor del Leipzig.

Werner derriba al Tottenham de penalti y tambalea a Mourinho
Comentarios