sábado. 28.01.2023
Por primera vez, las hermanas Venus y Serena Williams van a encontrarse en una final del Open de Australia. Las hijas de Richard y Oracene no perdonan, porque además de llegar al duelo que decide el título individual, también se han clasificado para la final de dobles, contra Virginia Ruano y Paola Suárez. Venus y Serena se han enfrentado hasta ahora diez veces, con cinco victorias para cada una, con la particularidad de que en los últimos cuatro partidos se impuso la segunda, actual líder mundial. Durante el año pasado. Serena ganó en Miami y también en las finales de Roland Garros, Wimbledon y US Open. Serena Williams se salvó por los pelos de caer ante la belga Kim Clijsters, cabeza de serie número 3. La novia de Lleyton Hewitt lo tuvo todo a su favor para seguir adelante, pero el caso es que perdió por 4-6, 6-3 y 7-5 en dos horas y trece minutos. La mayor de las Williams, Venus, no halló tantas dificultades para desembarazarse de la belga Justine Henin, quinta favorita, a la que derrotó por 6-3 y 6-3 en una hora y catorce minutos. Venus sacó mejor, logró siete puntos de servicio directo, y sumó 23 golpes ganadores por los 12 de su adversaria. Esta vez la mayor de las Williams no llegó a lanzar la bola, con el saque, a los 200 kilómetros por hora, pero se acercó bastante (197), lo que supuso otro serio inconveniente para la rubia belga. Lo de Andre Agassi constituye el más claro ejemplo de longevidad tenística en un primerísimo plano. Vive una segunda juventud y no falta quien piensa que su resurgir se lo debe a su esposa, Steffi Graf, su mejor consejera. El de Las Vegas se ha metido en su cuarta final, con posibilidades de arañar un cuarto título. En la semifinal contra el sudafricano Wayne Ferreira, el verdugo de Ferrero, Agassi no se anduvo por las ramas. En tan sólo una hora y veintiocho minutos zanjó el partido con un marcador claro: 6-2, 6-2 y 6-3. La firmeza del estadounidense quedó palpablemente demostrada.

Las Williams se apuntan a dos finales en Australia
Comentarios