viernes 24/9/21
Reconocimiento

Yuri ya es Hijo Adoptivo del Bierzo

El capitán de la Deportiva recibió el reconocimiento impulsado por el Consejo Comarcal

«Merece la pena el esfuerzo para contribuir en parte a la alegría de una tierra que vive momentos difíciles», dijo el futbolista

Yuri firma en el Libro de Honores del Consejo Comarcal. L. DE LA MATA

‘Yuri I del Bierzo’. Podría ser el nombre de un emperador, pero también el un Hijo Adoptivo. Desde ayer ‘O Fenómeno’ tiene otro honor, otro título, otro tributo. El Consejo Comarcal le hizo un berciano más, algo que por otra parte ya se consideraba desde que echó raíces en la comarca y formó una familia. Como él mismo y otros destacaron ayer, hace unos años no sabía qué era El Bierzo y luego lo conoció de paso cuando viajaba con el Pontevedra CF sin imaginar que un día sería alguien reconocido en esta tierra.

Con la presencia del subdelegado del Gobierno en la provincia, Faustino Sánchez, el presidente de la Diputación, Eduardo Morán, el presidente del Consejo Comarcal, Gerardo Álvarez Courel, el alcalde de Ponferrada, Olegario Ramón, el presidente de la Deportiva, José Fernández Nieto, y de sus compañeros y entrenadores en la Deportiva, así como familiares y amigos, Yuri de Souza Fonseca fue nombrado Hijo Adoptivo de El Bierzo en un sencillo, pero emotivo acto que tuvo lugar en la sala Río Selmo de Ponferrada.

Agradecido

«Cada vez que me pongo la camiseta, tengo la ilusión de devolver lo que la afición y la gente de aquí me han dado»

En 13 temporadas que lleva en el club, Yuri se ha convertido en el máximo goleador de la historia de éste con 170 goles y en el tercer futbolista con más partidos disputados: 406.

Tomó la palabra Yuri para hablar de su Deportiva y de algo que también ya es suyo, si no lo era hasta ahora: El Bierzo: «He encontrado mi sitio aquí. El Bierzo me ha dado lo mejor, el respeto y cariño de sus gentes. Y todo ello ha sido gracias a la SD Ponferradina. Me siento orgulloso de contribuir a los mejores años de la historia del club. El Bierzo es el lugar perfecto para desarrollar mi vida, para formar una familia y verla crecer». Al delantero le costó un buen rato decir esa frase, ya que se emocionó y tuvo que detenerse dos veces y beber agua ante el aplauso reconfortante de los asistentes.

Para acabar, el atacante de Maceió se refirió a la situación crítica que vive la comarca berciana: «Cada vez que me pongo la camiseta, el brazalete o cojo la bandera, tengo la ilusión de devolver lo que la afición y la gente de aquí me ha dado. Merece la pena el esfuerzo para contribuir en parte a la alegría de una tierra que vive momentos difíciles. Soy un berciano más».

Un diploma y un detalle respaldaron el nombramiento, además de la firma del jugador en el Libro de Honores de la entidad.

Yuri ya es Hijo Adoptivo del Bierzo
Comentarios