domingo. 04.06.2023

La Bañeza, siempre viva

La Bañeza luce todo su esplendor por Carnaval... pero también el resto del año. Tradiciones, patrimonio, gastronomía, comercio, diversión... Todos esos ingredientes se dan la mano en una ciudad cuya vitalidad es sinónimo de atractivo para vecinos y visitantes. Y por las carnestolendas además acompañados con los disfraces, la música y el colorido de una ciudad que está muy vi
                      RAMIRO
RAMIRO

La Bañeza siempre tiene abiertas sus puertas al visitante. Los 365 días del año para mostrar todas sus riquezas, desde las gastronómicas a las patrimoniales pasando por las tradiciones... y sin duda alguna la vitalidad de una ciudad que en estos días eleva su dimensión sensorial con los carnavales, una fiesta considerada de Interés Turístico Nacional y que aparece también como otro de los grandes reclamos para el visitante.

Las carnestolendas de La Bañeza son parte de la esencia de una localidad que se ha convertido en un referente turístico de interior. Convertida en la Plaza Mayor del norte de Zamora y el sur de León, la localidad ofrece toda una amalgama de atractivos en los que precisamente cuando el invierno afronta sus últimos pasos para encaminarse a la primavera abre sus manos a una fiesta que durante nueve días late a todo pulmón. Con la luz del sol abierta a la música, los disfraces y con una destacada presencia en la calle y por la noche luciendo también en cada uno de sus espacios congregando a miles de personas a la llamada de Don Carnal.

Diversión y fiesta que se da la mano con otras muchas propuestas que tanto en estos días como en el resto del año son sinónimo de buen gusto. Para los sentimientos descubriendo lugares de enorme simbología e historia como el Museo Imaginero o el de las Alhajas in olvidarse del de la Alubia, sin duda alguna una fuente de riqueza para la ciudad y comarca y también un escaparate en el apartado gastronómico.

Las iglesias de San Salvador y de Santa María en pleno centro de la ciudad son también otra prueba de atracción para un visitante que puede prolongar sus estancia durante varias jornadas sin perder la intensidad y encanto de lo que puede encontrarse ante sus ojos.

La Casa Consistorial y el coqueto y vital Teatro Municipal Pérez Alonso que puede presumir de haberse convertido estos años en un pulmón cultural de amplias dimensiones son otras de las propuestas para disfrutar de la localidad en toda su esencia.

La Casa de Antonio Colinas, un literato que siempre hizo patria de su ciudad es también otro escenario que el visitante no puede perderse. Rincón por rincón La Bañeza tiene esas cosas, las de una ciudad con vida que sorprende al turista y que también es motivo de orgullo para los vecinos del municipio.

Y del patrimonio en forma de edificios y vestigios al gastronómico, una de las señas de identidad de una ciudad que puede presumir de contar con una amplia oferta y platos tan específicos como las ancas de rana. Sin olvidarse de las alubias, una fuente importante de economía y que tiene también además de la mesa y el plato otra forma de expresión y difusión con la Feria Agroalimentaria, cita que cada año no puede faltar en la localidad.

El vino es también otra de las joyas que se ha ganado poco a poco un lugar destacado. Amparado en la Denominación de Origen León los valles que rodean la localidad pueden presumir cada vez más de viñedos y vinos de una alta calidad que van desde los tintos Mencía y Prieto Picudo a los blancos con el Albarín y Verdejo como grandes referentes.

Y de la buena mesa y buen mantel a las propuestas lúdicas, festivas y deportivas que convierten a La Bañeza en un lugar no sólo de visita, también de disfrute. Y ca da vez más ampliando la estancia.

Desde primeros de año hasta final el bullicio, la ilusión y la actividad tienen reservado su protagonismo en la ciudad. Una de esas propuestas de mayor participación y difusión con la ciudad como gran protagonista la representas sus carnavales que tomarán la localidad de norte a sur y de este a oeste durante algo más de una semana (de este viernes 17 de febrero al sábado 25) en la que el ‘otro yo’ toma el relevo al ciudadano del día a día para disfrazarlo de alegría con la imaginación como bandera.

Son las carnestolendas de La Bañeza, una cita que se ha convertido ya en un referente nacional y un atractivo de un valor incalculable. Y también en otra inmejorable y necesaria excusa para refrendar otra de sus joyas culinarias, en este caso a través de los dulces. Si en todo el año son una excelente razón para degustarlos en estas fechas incluso más con las tradicionales orejas, pastas y pasteles.

Las ferias son otro de los puntos fuertes a lo largo del año, tanto a nivel de alimentación como de otros sectores. Y qué decir de las fiestas patronales en pleno mes de agosto con una propuesta que supera ya las seis décadas de vida y que ha convertido a La Bañeza en la Ciudad de las Motos, el Gran Premio de Velocidad por el que han pasado auténticos campeones del mundo y nacionales y que ha llegado a congregar a más de 70.0000 aficionados por las calles de la ciudad.

El Festival Internacional de Aero rap es otra iniciativa que ha logra do hacerse un hueco cada vez más importante en la localidad y también la que ha conseguido que la difusión alcance cotas importantes.

Todo ello para situar a la ciudad en un lugar turístico y económico de preferencia, una localidad que abre de para en par las puertas al visitante ofreciéndole y variada riqueza.

Da lo mismo la época del año. La Bañeza tiene actividad y vida los 365 días del año.

La Bañeza, siempre viva
Comentarios