domingo 22/5/22
Qué ver en León

Cerámica que habla

Cerca de diez mil personas han pasado por la exposición ‘Artebaida’ desde que abrió sus puertas en 2018 en Espinoso de Compludo; un proyecto expositivo que presenta Ponferrada y el Bierzo como nunca antes se había visto y hace un repaso por la historia urbanística y arquitectónica de la comarca y de su capital

Tras un arduo trabajo de investigación, recopilación de datos y diseño llevado a cabo, durante once años, por Federico Fernández Rego (Fico), el artista ceramista asentado en los Ancares lucenses Lolo Fernández empezó, en 2004, a dar forma con sus propias manos a lo que hoy es Artebaida, un proyecto expositivo que abrió sus puertas en 2018 en Espinoso de Compludo y que se ha convertido ya en un centro didáctico que da a conocer la historia urbanística de Ponferrada y de la Tebaida Berciana, así como la evolución de la arquitectura de la comarca con el paso de los siglos. Cerca de diez mil personas han pasado por Artebaida desde que se hizo visitable. Abre al público los fines de semana y a grupos escolares, culturales o asociaciones que reservan visita grupal organizada, también entre semana.

La maqueta ocupa prácticamente la mitad de una sala expositiva de cien metros cuadrados y forma parte del proyecto ‘Vita, Natura el Legenda’, cuyo objetivo fundamental es preservar, conservar y promocionar el valle de la Abadía de Compludo en el que está enclavado Espinoso, así como los valores patrimoniales, culturales y etnológicos de la comarca que lo acoge.

«Somos como una pequeña oficina de turismo», explica Marta Fernández. Ella es la impulsora de Artebaida. Hija de Federico Fernández Rego, regresó al pueblo de sus orígenes para llevar las riendas de una taberna medieval y decidió hacer realidad el sueño en el que había estado trabajando su padre. Hace dos años que Federico falleció, así que Marta concibe ahora el proyecto expositivo como un homenaje a su artífice. Honra y didáctica se dan la mano para poner en valor algunos de los atributos que hacen de la Tebaida, los Compludo y el Bierzo en general un lugar único.

Artebaida se divide en dos maquetas. La mayor es Ponferrada, protegida por la cerca que rodeaba la ciudad en sus orígenes, con las cuatro puertas de entrada, incluida la de las Eras, que hoy es la Torre del Reloj. «Se representan diferentes etapas de la ciudad, desde la época medieval hasta el Renacimiento. Así, podemos ver su evolución urbanística», explicó Marta. El omnipresente Castillo de los Templarios, el Palacio de los Condes de Toreno (hoy Museo del Bierzo y que antes fue cárcel), el Convento de la Purísima Concepción, la plaza de la Encina y su basílica, el rollo de justicia y el edificio desde el que las autoridades presenciaban las ejecuciones. Todo esto forma parte de la Ponferrada de cerámica que se puede visitar en Espinoso de Compludo.

La segunda maqueta está dedicada a las construcciones típicas del Bierzo, desde los castros prerromanos a las pallozas y las casas de piedra con balconadas de madera y tejados de pizarra. Hay ejemplos de la arquitectura popular: hornos, palomares, hórreos, cortines, herrerías y molinos; y también se pueden observar influencias llegadas de otras culturas, como la aparición de la teja de mano de los monjes mozárabes.

«Todo esto es Artebaida, una experiencia única, entretenida e instructiva que e ha convertido en necesaria y de obligada visita antes de empezar un viaje por el Bierzo. Quien recorra la comarca y visite su capital, los castros prerromanos como el de Chano o se acerque a Campo del Agua recordará lo que le contamos primero en Artebaida y podrá descubrir el Bierzo de una manera diferente», asegura Marta Fernández.

Además, Artebaida también es escuela de artistas. Los días 14 y 21 de este mes, José Manuel Rodríguez realizará aquí un taller de cerámica en el que enseñará a manejar las herramientas para trabajar el barro y las técnicas básicas.

Cerámica que habla
Comentarios