viernes 13.12.2019
HOSPEDERÍAs MONÁSTICAs

Descanso en paz

Dormir en monasterios.Nueve monasterios y edificios religiosos disponen del servicio de hospedería en la provincia de León. Alojarse en uno de ellos contribuye no sólo al descanso sino también a buscar la armonía interior

P az, silencio, tranquilidad y sosiego son las características diferenciadoras de las hospederías monásticas, alojamientos situados en monasterios o conventos en los que el huésped no encontrará lujo pero sí las mejores atenciones de quienes lo regentan. Retiros espirituales para turistas y peregrinos que buscan un alojamiento diferente a precio más asequible.

Hospedarse en un monasterio puede ser una experiencia extraordinaria. Hay más de mil conventos y centros religiosos en España de los que unos 600 tienen hospedería. En más de 500 sólo se puede dormir con recomendación. Y al final, sólo quedan 70 a los que cualquier persona puede tener acceso. Están repartidos por todas las comunidades autónomas pero abundan más en la mitad norte. En la provincia de León existen nueve hospederías. La Casa de Espiritualidad de San Isidoro (www.sanisidorodeleon.es) es uno de los alojamientos más especiales de la capital. Dirigido a las personas que quieran dedicar un tiempo a la meditación, al reposo del espíritu, al estudio o a la investigación, acoge al turismo de congresos, de reuniones de empresas y universidades aunque está abierta a todo el mundo. Es accesible y tiene 37 habitaciones con una decoración sobria pero acogedora; los baños disponen de duchas venecianas. Tiene servicio de restaurante y sirve el desayuno sólo para alojados mientras que para la comida y la cena está abierto al público en general. El restaurante cierra los domingos. Sus salones tienen capacidad para 200 personas.

En el centro histórico de la capital está la Hospedería Pax (www.hospederiapax.com), ubicada en el Monasterio de Santa María de Carbajal. Cuenta con 18 habitaciones dobles, orientadas hacia la plaza de Santa María del Camino, a un precio de 70 euros más IVA con desayuno buffet incluido. Sólo sirven comidas a grupos bajo petición. La mayor afluencia de huéspedes es en Semana Santa y en verano. La mayoría de los alojados, que disfrutan de un ambiente cálido y acogedor, proceden del País Vasco y de la Comunidad Valenciana. Está regentado por las monjas benedictinas que tienen en su carisma recibir «a huéspedes y peregrinos como al mismo Cristo».

Lo mismo sucede con la Orden Cisterciense de la Estricta Observancia (trapenses) que también practican la acogida en el Monasterio de Santa María de Carrizo (www.monasteriodecarrizo.es), dónde disponen de 12 habitaciones a un precio medio de 25 euros. No sirven comidas aunque sí desayunos y elaboran pastas que venden a los turistas que visitan el monasterio. Durante los meses de invierno está cerrada la hospedería, tal y como cuenta sor Blanca, ante el elevado coste de mantenimiento que supone. No quieren mucha gente para poder practicar su religiosidad «de vida contemplativa y de recogimiento».

El monasterio benedictino de Santa Cruz (www.monasteriosantacruz.es), ubicado en Sahagún, cuenta con 18 habitaciones aunque no tiene servicio de restauración. La escasez de vocaciones obligará, en breve, a que las monjas dejen de prestar este servicio aunque la hospedería continuará abierta. El precio de la habitación ronda los 25 euros. De su obrador salen dulces exquisitos, como son los amarguillos, pastas de té y sequillos, auténticas delicias para los turistas. Esta hospedería cuelga el cartel de «completa» en verano, sobre todo por la visita de turistas procedentes de Asturias.

En esta misma localidad se sitúa el monasterio de San Pedro de las Dueñas, que cuenta con 12 habitaciones y ofrece el servicio de pensión completa a un precio de 39 euros más IVA. Además, los sábados sirve comidas, previa reserva para todos los que quieran disfrutar de la cocina casera: paella, huevos con salsa, cordero y canutillos es el menú.

El monasterio cisterciense de Santa María de Gradefes tan solo dispone de dos habitaciones que en la mayoría de las ocasiones son utilizadas por los familiares de las monjas que residen y cuidan de este edificio histórico cuyos orígenes datan del año 1168. No sirven comidas aunque sí elaboran dulces que se pueden comprar a la entrada del monasterio. Sor Visitación recalca que es en primavera y en verano cuando más solicitudes tienen de turistas que buscan una habitación en el monasterio.

Los Padres Agustinos dirigen la hospedería monástica Virgen del Castillo (www.hospederiavirgendelcastillo.com), en Valencia de Don Juan. Ideal para el descanso y la meditación, tiene capacidad para 80 personas y servicio de pensión completa a un precio de 45 euros por día. La cocina es casera y de calidad, ya que buena parte de sus ingredientes proceden de su huerta y granja propias. Tiene piscina y una zona que se dedica a albergue en verano. La mayoría de los turistas que eligen esta hospedería son asturianos.

La hospedería monástica de San Miguel de las Dueñas (Bierzo) tiene cinco habitaciones. Pertenece a la orden del Císter y fue declarado Monumento Nacional en el año 1976. Las monjas son conocidas por su cuidada repostería y por los productos de la huerta. Además tienen sus propias colmenas de dónde procede la miel que venden al público. Una última opción es el Parador de San Marcos. Poco acostumbrados a llamarle monasterio o convento, fueron algunos de los usos que ha tenido en su historia. Hoy, es una joya arquitectónica que alberga un hotel de lujo emblemático para la ciudad.

Descanso en paz
Comentarios