domingo 20/6/21

El albarín se abre camino

Vinos blancos excelentes.La variedad de uva albarín está ganado terreno en la elaboración de vinos blancos dentro de la Denominación de Origen Tierra de León. Las extensiones plantadas han experimentado un gran crecimiento en los últimos años

H ace varios años el desaparecido Pedro Marcos, innovador en otros campos de la viticultura y con una intuición fuera de lo común, introdujo en León la variedad de uva albarín plantando varias hectáreas en Villamañán. La rápida adaptación y los excelentes resultados obtenidos han hecho que la variedad se esté abriendo camino dentro de la DO Tierra de León con nuevas plantaciones y bodegas que se han decidido a elaborar blancos con este tipo de uva.

Según los estudios realizados, la variedad albarín es originaria de Asturias diferente del albariño gallego o del albillo, con las que se la había emparentado. Ya en 1879 el periodista asturiano Suárez Cantón la calificó como una uva «muy buena» y la describía como «blanca, de racimo mediano poco apretado; mediana y redonda, amarilla dorada; hollejo delgado y gusto azucarado».

El director técnico de la Denominación de Origen Tierra de León, Alejandro González Jiménez, explica que el vino elaborado con albarín es muy aromático, mucho más aromático en nariz que el verdejo con presencia de aromas florales y cítricos. En cambio, uno de los aspectos a mejorar en el que trabajan viticultores, enólogos y elaboradres es subsanar sus características en boca, donde se presenta todavía ligero y con poca estructura. De hecho, señala González Jiménez, algunas bodegas están experimentando mezclándolo con una pequeña cantidad de verdejo consiguiendo muy buenos resultados ya que el vino blanco resultante mantiene los aromas y gana en estructura en el paladar.

Otros trabajos desarrollados en los últimos años por los productores para mejorar sus características en boca son las fermetaciones y crianzas en barricas de roble. Pero en este caso aún no se han conseguido los resultados deseados.

La variedad de uva albarín blanco es una de las que específicamente vienen reflejadas en el reglamento de la DO Tierra de León como permitidas como principal para elaboración de los vinos blancos. Junto a ella están la verdejo, que es la de mayor implantación, y la godello.

Los datos manejados por el Consejo Regulador vienen a corroborar un llamativo ascenso en la producción de blancos con albarín. Como consecuencia de aquella primera experiencia positiva de Pedro Marcos en Villamañán, se han ido rrealizado plantaciones en otras localidades pertencientes a la Denominación de Origen como Valdevimbre, Gordoncillo, Grajal de la Ribera (La Antigua), Gordaliza del Pino, Joarilla de las Matas, Vallecillo y Mayorga (Valladolid). Además algunos viticultores están realizando ingertos de esta variedad en plantas de otras con muy buenos resultados.

Actualmente, según los datos facilitados desde el Consejo Regulador, existen 29,6 hectáreas plantadas de albarín que, aunque están todavía lejos de las 69,7 de verdejo, poco a poco va teniendo una mayor presencia. Las cifras de las dos últimas añadas también vienen a certificar este ascenso del albarín. Mientras que el año 2009 se calificaron 62.256 kilos, en el 2010 fueron 95.884 kilos, lo que representa aproximadamente el 3% del total de uva calificada por el Consejo Regulador.

En la actualidad son diez bodegas las que han sacado al mercado vinos blancos elaborados con albarín. Unas como cosecha de de sus propias plantaciones, y otras comprando la uva a otros viticultores. Así tienen marcas elaboradas con albarín blanco las bodegas Hijos de Rafael Alonso (Valdevimbre), bodegas Peláez (Grajal de la Ribera), Gordonzello y Villacezán (Gordoncillo), Margón (Pajares de los Oteros), Francisco Bernardo de Villeza (Villeza), bodegas Tampesta (Valdevimbre) y Pedro Casis (Gordaliza del Pino). Pero por encima de ellas y como principal productor, aunque este año no haya calificado nada de albarín dentro de la DO Tierra de León, sigue estando la bodega Pedro Marcos de Villamañán.

Los vinos elaborados con albarín han presentado unas calidades extraodinarias. De hecho en la última calificación de la añada 2010 celebrada hace menos de un mes abtuvieron las puntuaciones más altas. Todos los viticultores, enólogos y bodegueros consultados coinciden que la variedad albarín no pretende entrar en competencia ni desplazar al verdejo. Simplemente abre nuevas posibilidades dentro de la Denominación de Origen Tierra de León. Aseguran que que se trata de una uva con grandes cualidades que se encuentra en la fase incipiente de su producción y que habrá que trabajar y experimentar con ella para que en un futuro no muy lejano los resultados sean aún mejores y consiga ser reconocida por los consumidores con uno de los sellos de identidad de la DEnominación de Origen como los son a día de hoy las variedades verdejo en blancos y, sobre todo, la prieto picudo en tintos.

Premios internacionales. A ese reconocimiento por parte del público contribuyen, sin duda los premios internacionales que poco empiezan a llegar. Es el caso del obtenido por la bodega Hijos de Rafael Alonso de Valdevimbre que con su Pardevalles Albarín Blanco 2010 consiguió recientemente una medalla de plata en el concurso Decanter World Wine Awards, organizado por la prestigiosa revista Decanter durante la celebración de la London International Wine Fair, al que concurrieron un total de 12.252 vinos de todo el mundo. El jurado de expertos estuvo capitaneado por el reconocido crítico John Radford.

Como visión general de la DO Tierra de León cabe reseñar que a día de hoy la plantación por variedades amparadas por el consejo regulador es de 894 hectáreas de prieto picudo (76%), 258 de tempranillo (20%), 69,7 de verdejo (5%), 61,6 de mencía (5%) y 29,6 de albarín (3%). Además existen parcelas, aunque con extensiones ya mucho más pequeñas, que también trabajan el godello, el palomino, la garnacha o la malvasía. La suma de todas ellas hace una cantidad total de 1.321,12 hectáreas de viñedo plantado dentro de la Denominación de Origen, repartidas en 1.067 parcelas trabajadas por 375 viticultores reconocidos.

Los datos llevan a una clara conclusión. La variedad de uva albarín poco a poco va ganando terreno. Los bodegueros han apostado por ella ya que la han visto como una alternativa o, más exactamente, como una posibilidad más al verdejo. Pero pese a que en la última cosecha ha experimentado un gran crecimiento pasado de los 62.000 a los 95.000 kilos recogidos, aún se encuentra lejos de la producción del citado verdejo.

Los excelentes resultados en las catas y los premios nacionales e internacionales como los reseñados ayudarán a continuar con el arduo trabajo que aún queda por hacer.

El albarín se abre camino
Comentarios