viernes 21/1/22
                      En las imágenes pueden verse algunas de los lugares más destacados de Los Barrios. Ejemplo de arquitectura tradicional y paisaje, la piedra de los cascos urbanos contrasta con el verde de su alrededor. Monte, viñas y frutas y, por supuesto, el soto de castaños bravos de Villar. Este es una de las joyas de la zona y se ha convertido en uno de los elementos de
GABRIEL FERNÁNDEZ RAMOS

La adjudicación de la redacción del Plan Especial de Protección del Conjunto Histórico de Los Barrios de Salas, como paso previo y necesario para la solicitud de un Área de Rehabilitación Integral (ARI) que permita disponer de fondos, abre un nuevo claro en el cielo de Villar de Los Barrios, Salas de Los Barrios y Lombillo. Tres pueblos que conforman un conjunto arquitectónico, patrimonial y natural único a tan solo seis kilómetros de Ponferrada. Una joya del rural berciano que llegó a tener 2.000 habitantes en el siglo XIX —su época de mayor esplendor— y hoy conserva 300. Todos involucrados en la lucha por la supervivencia de tres localidades en las que todavía se erigen una docena de casonas palaciegas. El legado de su pasado señorial está también representado en hasta quince escudos.

Un paseo por sus calles empedradas entre casas blasonadas, palacetes, inmuebles nobiliarios y corredores de madera vestidos con geranios en tiempo de flores es motivo más que suficiente y de sobrada razón para acercarse a Los Barrios. Pero es que además suyo será el primer bosque terapéutico de Castilla y León. Un proyecto iniciado hace dos años en el soto de Villar, que tiene cerca de 40 hectáreas de castaños bravos además de algunos robles y encinas, donde ya se realizan ‘baños de bosque’ para conectar con la naturaleza y alcanzar el ansiado bienestar. De ello se encarga un guía de terapia forestal.

                      gabriel fernández ramos
GABRIEL FERNÁNDEZ RAMOS

                      Germán Ramos
BEATRICE PIEPER

La Ruta de las Cinco Iglesias, que recorre los templos de los tres pueblos, y una ruta circular de ocho kilómetros para bicicletas de montaña que atraviesa el soto, viñedos y frutales, zonas de monte y los propios cascos urbanos son dos de las opciones que ofrecen Los Barrios para disfrutar de su entorno. También la Ruta de las Antiguas Fuentes de Villar que un vecino de la localidad abrió durante los meses más duros de la pandemia. Y, por supuesto, el Festival Villar de Los Mundos que, cada verano, convierte a este Bien de Interés Cultural (BIC) en un acicate cultural. Pero si hay un hilo conductor que lleva directamente a Salas, Villar y Lombillo y que vuelve a estar en auge es el vino. En el siglo XIX fue un motor importante y gozaba de gran prestigio, del gusto incluso de reyes.

«Aquí se producía la mitad del vino de todo el Bierzo», subrayó el presidente de la Asociación Cultural Bierzo Vivo, Nicolás de la Carrera. Y de aquellas glorias pervive una herencia que en los últimos años ha llamado la atención de entendidos del vino, incluidas las Bodegas Emilio Moro, que ha incluido Los Barrios en un ambicioso proyecto de recuperación vitivinícola que ha servido también de aliciente para que otros sigan sus pasos, aunque sea a menor escala.

Si lo descrito no es suficiente para convencer al lector de la visita, Rutas con Bus Ponferrada (RCBP) lo pone fácil. Con la Línea 1 del Servicio Municipal de Transporte se puede recorrer la tríada de Los Barrios y adelantar el viaje con un PDF interactivo al que se puede acceder a través del móvil. En él aparecen señalados de manera muy visual los lugares más destacados y también se especifican las maneras de llegar hasta allí. Una herramienta idónea para preparar la visita casi sobre el terreno.

                      gabriel fernández ramos
GERMÁN RAMOS

                      Miguel Fdez. Canseco
MIGUEL FDEZ. CANSECO

                      Víctor Ruisánchez Ossorio
VÍCTOR RUISÁNCHEZ OSSORIO
En las imágenes pueden verse algunas de los lugares más destacados de Los Barrios. Ejemplo de arquitectura tradicional y paisaje, la piedra de los cascos urbanos contrasta con el verde de su alrededor. Monte, viñas y frutas y, por supuesto, el soto de castaños bravos de Villar. Este es una de las joyas de la zona y se ha convertido en uno de los elementos de mayor atracción turística.

Historia cimentada en piedra
Comentarios