domingo 29/11/20
Magosto de hogar

Sin fiesta de otoño

Los magostos se han ido popularizando en los últimos años. La tradición de combatir los primeros fríos con unas castañas se extendió por toda la provincia, con los colegios como lugares de promoción de esta fiesta que presenta todo tipo de variedades. Este año se ha caído, como tantas otras, de los calendarios. Pero la oportunidad de degustar unas castañas se mantiene y una buena prueba es que en vísperas de los Santos aumenta los puntos de venta
FOTO: SECUNDINO PÉREZ
FOTO: SECUNDINO PÉREZ

Magosto es una palabra asociada directamente al Bierzo. Pero la extensión de esta singular fiesta —que presenta tantas variaciones como sitios donde tiene lugar— ha sido más que notable en los últimos años. Por todos los rincones de la provincia se suceden en esta época las celebraciones en torno al fuego y las castañas, organizadas por asociaciones, ayuntamientos o colegios. Este año la degustación de este producto de los centenarios árboles heredados de los romanos será más íntima. De los calendarios han desaparecido totalmente los populares magostos que a partir de estos días se sucedían, muy especialmente en torno al puente festivo que une octubre con noviembre y que coincide con la celebración del día de Todos los Santos.

No son buenos tiempos tampoco para la castaña como producto agrícola. El abandono de su cultivo en las zonas del Bierzo más afectadas por el fenómeno de la España Vaciada es imparable. Y también el daño que generan a los árboles una serie de enfermedades que poco a poco van poniendo en cuestión su supervivencia. Instituciones y entidades de investigación trabajan desde hace años para conseguir fórmulas con las que combatir esas enfermedades que se ven agravadas por el abandono de unos castaños que en muchos casos son auténticos monumentos naturales. Parajes como Las Médulas van unidos directamente a la existencia de esos castaños, que se asocian de manera tradicional a los cultivos de la vid o al olivo, como elementos de la producción agrícola promocionados de manera notable durante la dominación romana de hace dos milenios.

Magosto de las fiestas de La Palomera. F. Otero Perandones.

Pero no todo son malas noticias para un árbol tan representativo del Bierzo. Recientemente se ha dado a conocer un proyecto para plantar 20.000 ejemplares en el entorno de la localidad de Quintana de Fuseros (término municipal de Igüeña). El plan prevé la creación de 50 empleos porque incluye la construcción de una planta de secado, pelado y molienda. Una idea promovida por la Ciuden que ha sido remitida al Ministerio de Transición Ecológica para conseguir captar fondos de los planes de reactivación para las cuencas del carbón.

Y la Mesa del Castaño del Bierzo sigue activa a pesar de la pandemia y mantiene la próxima edición de Biocastanea. Las jornadas técnicocientíficas y las demostraciones de esta undécima edición de este encuentro en torno al mundo de la castaña tendrán lugar del 19 al 21 de noviembre en Ponferrada y Corullón. El objetivo de este evento es conseguir promover la castañicultura y concienciar a la sociedad sobre la importancia que tiene la supervivencia de esta especie arbórea para la comarca del Bierzo.

Como tantas cosas, por los efectos del covid, las actividades se celebrarán de manera semipresencial y online y la jornada de campo, prevista para la localidad Corullón será en formato semipresencial, con emisión a través de internet.

Biocastanea se ha consolidado como un foro fundamental para el futuro del castaño al difundir las últimas investigaciones sobre el estudio de este árbol y sus productos.

Sin fiesta de otoño
Comentarios