lunes 1/3/21
Gloria al arte

Todavía no huele a incienso

Museo1
Detalle de la imponente cúpula acristalada del Museo de la Semana Santa. MARCIANO PÉREZ

El Museo Diocesano y de Semana Santa está listo para ofrecer a León y al mundo lo mejor de la más grande de las fiestas de la ciudad. Pero será el año que viene. Lista la instalación, llenar el interior viene condicionado por las circunstancias de la plaga maldita y la posibilidad de celebrar actos queda supeditada a la misma secuencia. Será cosa de esperar a que 2022 traiga mejores novedades.

Una inversión de ocho millones de euros a la que la Junta de Castilla y León, a través de la Consejería de Fomento y Medio Ambiente, aportó 2,3 millones de euros, el Ayuntamiento de León 500.000 euros y la Diputación provincial 200.000 euros han hecho posible el resultado final. El arquitecto responsable del proyecto del Museo Diocesano y de Semana Santa, Félix Compadre, concibió el reto con mimo para un edificio tan emblemático en el que se dan la mano la piedra con la que se ha enmarcado la puerta principal de la calle Mariano Domínguez Berrueta, los más de 500.000 ladrillos macizos de barro que se han limpiado en las fábricas del edificio y el vidrio transparente con el que se ha acristalado el claustro central y que es, sin duda, la seña de identidad de este remozado edificio del Seminario Mayor.

Museo2

Interior del edificio. MARCIANO PÉREZ

El espacio ocupa dos tercios del Seminario de León, cedido por el Obispado y habilita espacios para que las tallas de gran tamaño de la Semana Santa leonesa puedan ser contempladas desde diferentes puntos de vista.

También hay salas más pequeñas para mostrar otras piezas. Todas ellas cuentan con control de humedad y temperatura individual para poder adecuarse a las necesidades de cada uno de los objetos expuestos.

Así, también será espacio expositivo el claustro del seminario, una parte «emblemática» de este edificio, tapado con la mencionada cubierta de vidrio tamizado para poder exponer allí algunas de las piezas de más tamaño.

La Fundación Museo Diocesano y de Semana Santa de León ha de destinar el bien inmueble rehabilitado a Museo Diocesano y de Semana Santa al público y a la ciudad durante un mínimo de 50 años.

Es una fundación de carácter diocesano, de naturaleza pública, sin ánimo de lucro, con personalidad jurídica y está integrada por la Diócesis de León y la Junta Mayor de Cofradías y Hermandades de Semana Santa de León.

El Museo albergó el pasado fin de semana la presentación del cartel de la Semana Santa 2021, un acto al que acudieron los abades, abadesas, presidentes, hermanos mayores, maestres y representantes de todas las cofradías de León.

La instalación hará del patio central la estrella de la casa. Es el espacio que se pretende reservar a las principales tallas de las exposiciones por su luminosidad.

En los laterales, varias salas servirán para exponer piezas y diferentes argumentos artísticos que conformarán aspectos paralelos de las muestras que se pueden empezar a albergar antes de lo que estaba previsto, a la vista de las circunstancias. También luce brillante un salón de actos en el que se pueden celebrar eventos y que algunas cofradías han aprovechado para desarrollar ya algunas de sus actividades.

En la planta superior lucen dependencias administrativas que pueden hacer las veces de oficinas para los usos burocráticos que las cofradías o la propia Junta Mayor puedan desarrollar en su interior.

Queda más escondida la capilla, coqueta y espaciosa. Se pretende que buena parte de las liturgias que se reservan para los días de Cuaresma cuando las condiciones cambien, se desarrollen en su interior, aunque algunas de las cofradías se resisten a abandonar sus sedes eclesiásticas habituales y será cuestión de compatibilizar los dos escenarios. Con sentido cristiano y común, la solución será factible.

Museo3

Una de las salas para exposiciones. MARCIANO PÉREZ

El salón de actos ya está teniendo un uso más o menos continuado a merced de la programación de conferencias y reuniones programadas por el Seminario de la Diócesis. Rara es la semana en la que no se producen eventos de estas características y desde ahora hasta abril, todos los meses contemplan actividad docente en ese sentido.

Pasaron los agobios, pero Pedro Puente aún rememora «los inconvenientes de cuatro años que han ido surgiendo a medida que avanzaban las obras» y las dificultades «de un edificio con carcoma y humedades, con excavaciones arqueológicas, lo que hizo que el presupuesto pasara de los seis millones y medio con los que partíamos hasta los ocho finales», aseguró el director.

Ha sido básica la aportación de la Diócesis y de las instituciones que han colaborado en la financiación de un proyecto, «que es de todos los leoneses», que está «abierto a toda la provincia, con espacio para exposiciones temporales que permitan exhibir la riqueza del patrimonio de todas y cada una de las semanas santas de nuestra provincia».

Todavía no huele a incienso
Comentarios