viernes. 27.01.2023
experiencia estimulante

Una fuente que mana energía

Ene.Museo Nacional de la Energía. La instalación, cuya sede se asienta en Ponferrada, muestra cómo se producía electricidad a partir del carbón y cómo la utilización de este recurso natural para la producción de energía transformó la zona. z? POR r. barrocal
El Ene. Museo Nacional de la Energía se ha convertido en un lugar de encuentro entre la comunidad científica y la sociedad.

El Ene.Museo Nacional de la Energía —situado en Ponferrada— pretende convertirse en un espacio de referencia en el campo de la divulgación científica y el ocio cultural. Se trata de un lugar de encuentro entre la comunidad científica y la sociedad, donde se abordan temas relacionados con la energía desde distintos puntos de vista y bajo ángulos diferentes, intentando ofrecer al visitante una experiencia cultural atractiva y estimulante.

La primera de las instalaciones abiertas al público, en julio de 2011, es una antigua central térmica en la que se muestra al visitante cómo se producía electricidad a partir del carbón y cómo la utilización de este recurso natural para la producción de energía fue el motor de cambio de un territorio y de sus habitantes.

La segunda, conocida como Ene.Central continúa su fase de obras y según fuentes del propio museo se están cumpliendo los plazos previstos. Una vez abra sus puertas, albergará dos grandes exposiciones permanentes y un tercer espacio para temporales. El primero de estos dos grandes conjuntos, la nave de calderas, lleva como título provisional Fuego Verde y girará en torno a la Energía en la Naturaleza. Aquí incluirá el reformulado Bosque Carbonífero. Arriba, el segundo espacio estará dedicado a la Energía y la Civilización.

Se ubicará en la nave de turbinas, con una muestra más clásica museográficamente hablando, aprovechando la propia estructura del edificio y nunca entrando en conflicto con ella. El sentido de todo esto es transmitir un mensaje conceptual de cómo el fuego y la fotosíntesis se convierten en pura tecnología precursora de los paradigmas que se observan en la parte de arriba, en la segunda exposición, donde el progreso de la especie humana se manifiesta a través de estas transformaciones de la energía. Abajo fuego, arriba la industria para identificar los hitos de la sociedad a través de la historia: una máquina de vapor, un avión en altura o un Ford T. Sin duda es un proyecto híbrido en el que se combina el science centre y el museo tradicional y que va más allá por su potencial, sus elementos interactivos, su ritmo y su singularidad.

Estos espacios estarán acompañados de otros que los complementan, como son zonas en las que poder descansar o realizar actividades, y que serán de libre acceso. Así, el visitante podrá completar su experiencia con distintas instalaciones, infraestructuras o actividades relacionadas con la energía.

Desde su apertura en julio de 2011 el museo ha recibido 80.579 visitantes. Si en el 2012 se registraron 18.673 visitas, el pasado año alcanzó 21.317 entre particulares, grupos, colegios y participantes en actividades. El 37,74% de las visitas fueron del Bierzo y Laciana; el 19,26% de Castilla y León; el 11,71% de Galicia e idéntica cifra desde Madrid. De Europa acudieron un 2,80% de personas y del resto del mundo un 1%, según datos facilitados por el propio museo.

El Ene.Museo Nacional de la Energía permite además la posibilidad de organizar eventos privados.

Una fuente que mana energía
Comentarios