viernes 27/5/22

El estallido de la guerra en Ucrania ha agravado los problemas en la cadena de suministros que venían ya de meses atrás. Sin embargo, las empresas españolas están aguantando bien el tirón del conflicto al contar con una exposición limitada a Rusia, país sobre el que se han aplicado fuertes sanciones que han provocado la salida de las grandes compañías nacionales afincadas en la región.

Según datos del Club de Exportadores e Inversores, más de 15.000 empresas españolas hacen operaciones en Ucrania, Rusia y Bielorrusia, con un volumen de importaciones y exportaciones anuales con Rusia y Ucrania superior a los 10.000 millones de euros.

Golpe a los socios

Los datos del Ministerio de Industria indican que, si solo se tienen en cuenta las ventas al exterior, las exportaciones a Rusia apenas representan un 0,7% del total de las de mercancías. Y un 1,8% de las importaciones.

En el caso de Ucrania, los porcentajes son del 0,2% y del 0,5%, respectivamente. Pese a esta cifra limitada, los técnicos de la Autoridad Fiscal (Airef) advierten que «uno de los canales por los que discurren los efectos de la guerra es el comercial».

Y es que aunque la exposición directa de España a los países afectados es relativamente reducida «gran parte de los efectos podrían llegar de manera indirecta a través de la exposición a estas economías de nuestros principales socios comerciales y, en particular, de Alemania», insisten desde la institución.

En un reciente informe, la Airef realiza un ejercicio teórico para calcular el impacto ligado a la desaparición de los flujos de comercio de bienes y servicios con la economía rusa. Y este ascendería a 0,4 puntos porcentuales del PIB de España, «prácticamente la mitad de lo estimado para Alemania», donde el impacto sería de 0,8 puntos.

En este escenario, los expertos indican que sí debería preocuparnos el golpe económico que para los germanos supondría que el conflicto perdure en el tiempo, al ser uno de nuestros principales socios comerciales. En concreto, y según datos de Industria de enero de 2022, las exportaciones españolas dirigidas a la Unión Europea rondan ahora el 63,5% del total, mientras que a la zona euro se dirigen el 56,1%. Francia es el principal cliente de España en la región al absorber el 15,7% de las ventas, mientras que Alemania es el segundo, con el 10,3%

15.000 empresas con ventas a Rusia y Ucrania, pendientes de la guerra
Comentarios