miércoles. 08.02.2023
A lo largo del 2004, el mercado laboral generó 16.350.784 empleos, pero sólo 1.419.718 fueron indefinidos, es decir, el 91,32 por ciento de las colocaciones creadas tuvo carácter temporal. En su distribución territorial, sólo Madrid, Cataluña, Baleares y Canarias superaron los 10 contratos fijos por cada 100 suscritos. La C. Valenciana, que en 2003 formaba parte del grupo de privilegiados, empeoró su situación al registrar una temporalidad del 90,12 por ciento. Los datos, facilitados por el Servicio Público de Empleo (SRE) -antiguo Inem-, demuestran que la contratación estable en España es uno de los principales retos que deben abordar y resolver en los próximos meses Gobierno, empresarios y sindicatos. Los tres interlocutores buscarán la solución en el actual proceso de diálogo social, que por otra parte, se desarrolla más lentamente de lo previsto. Los sucesivos balances anuales desvelan que el último impulso eficaz para el fomento del empleo fijo data de abril de 1997, ocasión en la que los cambios del mercado laboral fueron pactados entre las organizaciones empresariales y sindicales más representativas con el visto bueno del Gobierno, que en aquella época era del PP. Hasta entonces, la tasa habitual de contratos fijos creados no superaba el 3 por ciento. Mientras llegan nuevas medidas, el reflejo territorial de la evolución de la temporalidad recoge retrocesos. Así, en 2002 fueron seis las comunidades -Madrid, Cataluña, Canarias, C. Valenciana, Baleares y Navarra que superaron el 10 por ciento de contratos indefinidos, grupo que un año más tarde se redujo a cinco para quedarse en 2004 en cuatro. Interpretación El Gobierno insiste en que las colocaciones estables se abren paso en el mercado laboral. Argumenta que cada año se realizan más contratos y, por lo tanto, aunque el porcentaje de indefinidos sobre el total suscrito no varía, las cifras absolutas arrojan un mayor número de empleos fijos. En el 2003 se crearon 14.668.963 contratos, de ellos 1.267.768 (8,66 por ciento) tuvieron carácter estable. Castilla y León se situa con una tasa de colocación fija del 8,34% por debajo de la media española. A la cola de España se sitúa Estremadura que con un porcentaje del 3,57 por ciento se convierte en la comunidad de mayor inestabilidad.

El 90% de los empleos creados en trece comunidades fue temporal
Comentarios