domingo. 07.08.2022

La actividad del sector servicios sigue creciendo, pero la confianza se desploma

Aumenta el temor entre las empresas a sufrir una recesión en el segundo semestre

El sector servicios sigue en plena expansión en julio y ajeno a la mayor caída de la producción en más de dos años que registran las fábricas españolas, que han comenzado a parar sus máquinas empujadas por la crisis energética. Por el momento las empresas del sector que lidera el PIB nacional registraron otro aumento sólido de la actividad y siguieron contratando personal adicional.

Sin embargo, el incremento de pedidos puede calificarse de modesto y la preocupación sobre las perspectivas futuras provoca una caída de la confianza hasta los niveles más bajos desde hace casi dos años, puesto que se hacen cada vez más habituales los temores a una recesión en la segunda mitad de julio. Así se desprende del índice de actividad comercial del sector servicios (PMI) publicado ayer por S&P, que se situó en 53,8 puntos, frente a los 54 del mes anterior. Las empresas informaron que el inicio de nuevos proyectos combinado con unos niveles más altos de nuevos pedidos fueron los principales factores que respaldaron la actividad.

Los nuevos pedidos se incrementaron por sexto mes consecutivo, aunque el último aumento fue pequeño. La inflación siguió siendo una preocupación importante para las empresas de servicios españolas, según revela esta encuesta. Aunque disminuyó desde junio hasta su mínima de seis meses, la tasa de aumento de los costes siguió siendo considerable.

Presión de los precios

Las facturas de la energía y de otros suministros volvieron a ser una fuente clave de presión alcista de los precios, mientras que también hubo informes de que el aumento de los salarios se estaba sumando al alza de los gastos operativos. Las empresas volvieron a repercutir el alza de sus precios pagados a los clientes siempre que fue posible, y los últimos datos muestran un fuerte grado de incremento de las tarifas cobradas, a pesar de que la inflación también cayó hasta su nivel más bajo desde principios de año.

«El sector servicios de España mostró un comportamiento positivo en julio, y la actividad se expandió a un ritmo sólido, respaldada por niveles más altos de nuevos pedidos y una nueva creación de empleo», destacó Paul Smith, economista de S&P Global Market Intelligence. Smith advirtió que, a medida que el repunte de la actividad relacionado con la relajación de las restricciones por la pandemia continúa desvaneciéndose, las empresas encuestadas informaron de la creciente indecisión de los clientes debido al aumento de la inflación y del temor de una recesión económica.

La actividad del sector servicios sigue creciendo, pero la confianza se desploma
Comentarios