domingo 28/2/21

Amazon traslada la ‘tasa Google’ a las empresas que venden en su plataforma

Amazon ya ha decidido que trasladará a sus clientes la ‘tasa Google’ que entró en vigor el pasado 16 de enero. Y así se lo ha comunicado con una carta. La multinacional estadounidense elevará las tarifas a todas las empresas españolas, tanto grandes como pequeñas, que utilicen su plataforma para comercializar sus productos. El aumento será de un 3% —el mismo montante con que grava el Impuesto sobre Determinados Servicios Digitales—, según ha confirmado a este periódico. El encarecimiento se comenzará a aplicar en abril.

Este incremento de precios implica que si por realizar una venta de 100 euros la tecnológica aplica una comisión de venta del 15%, la subida del 3% se aplicará sobre la tarifa, que pasará a ser de un 15,45%. Por la operación en concreto que se propone como ejemplo, el cliente de Amazon, la empresa que vende sus productos usando su infraestructura, de pagar 15 euros, pasará a abonar 15,45.

Serán las empresas clientes de Amazon.es las que decidirán en qué medida repercuten a su vez a los compradores finales el aumento de las comisiones. El ánimo del Gobierno cuando decidió implantar el impuesto era gravar a las grandes empresas tecnológicas —las que cuentan con ingresos por encima de los 750 millones a nivel global y más de tres millones en España— por ciertos servicios que hasta el momento no tributaban. Pero Amazon tiene claro que va a esquivar su pago trasladando a sus clientes esta factura fiscal. La primera liquidación del tributo no se realizará hasta julio —cuando se efectuará de manera conjunta la de los dos primeros trimestres de este 2021— y según la carta enviada por el conglomerado americano a sus clientes españoles, el aumento de sus precios se comenzará a aplicar a partir del 1 de abril. Amazon afirma que absorberá el coste del nuevo tributo desde el 16 de enero hasta el 31 de marzo.

El sector digital se escuda en que el modo en que está diseñado el impuesto le empuja a actuar así: defiende que se deberían gravar los beneficios y no los ingresos. El gigante del comercio electrónico insiste, además, en que este tributo no debería aplicarse a escala nacional, sino internacional: «Como muchos otros, hemos instado al Gobierno a buscar una solución global sobre la tributación de la economía digital al nivel de la OCDE en lugar de imponer impuestos unilaterales, para que las reglas sean consistentes en todos los países y más claras y justas».

Amazon traslada la ‘tasa Google’ a las empresas que venden en su plataforma
Comentarios