viernes 28.02.2020

Cinco años del tren que une China con España

Acaban de cumplirse cinco años desde que se lanzó la conexión ferroviaria de mercancías entre Yiwu, en el este de China, y Madrid. El ‘Tren de la Seda’ es el más largo del mundo, superando al Transiberiano.

Opera dos veces por semana y tarda 16 días en cubrir 13.052 kilómetros. El convoy, con más de medio kilómetro, pasa por ocho países: China, Kazajstán, Rusia, Bielorrusia, Polonia, Alemania, Francia y España. Y se adapta a cuatro anchos de vía: el chino, el ruso, el europeo y el español.

Llega a España con una gama de hasta 2.000 productos de fabricación china (electrónica, juguetes, ropa, maletas, muebles y cosas para el hogar) y regresa cargado de jamón, vino, aceite, artículos de lujo y maquinaria industrial.

Existe en proyecto incorporar vagones para turistas, pero no se termina de materializar porque complicaría los pasos en las fronteras y obligaría a hacer paradas en ciudades de interés cultural, lo que alargaría la duración del trayecto.

El mayor trasiego marítimo en el Ártico ruso lo causa la planta de licuefacción de gas Yamal SPG. No hay en el mundo ninguna otra infraestructura de tal envergadura y tan al norte. Está ubicada en el puerto de Sabetta, la inauguró Putin en diciembre de 2017 y tiene un contrato de suministro con Gas Natural Fenosa. El primer barco con GNL procedente de Sabetta llegó al puerto de Bilbao en marzo del año pasado.

Cinco años del tren que une China con España