domingo 11/4/21

La atención en las oficinas de la Seguridad Social, en peligro ante la falta de funcionarios

Conseguir una cita en una oficina de la Seguridad Social para cualquier gestión relacionada con las pensiones, bajas médicas, el ingreso mínimo vital u otras prestaciones como el cese de actividad de los autónomos, empleadas de hogar o permisos tras el nacimiento de un hijo es tarea harto difícil.

Si ya lo era antes del coronavirus a consecuencia del fuerte recorte de empleo público que se viene gestando desde la anterior crisis económica y la avalancha de jubilaciones (casi 3.700 en la última década), la situación actual se ha agravado debido a que el aforo en las oficinas se ha reducido y, además, los empleados causan más bajas por enfermedad.

Así, por ejemplo, la oficina del Centro de Atención e Información de la Seguridad Social (CAISS) de Montalbán, en Aragón, ha permanecido varios meses cerrada al público después de que la única empleada que allí trabajaba se jubilara el pasado mes de junio. Aunque esta situación ya se ha solucionado y desde el próximo 1 de marzo volverá a ofrecer atención presencial diaria gracias a la incorporación de un funcionario, no se trata de un caso aislado: la atención presencial de una de cada tres oficinas de la Seguridad Social está en peligro ante el envejecimiento de una plantilla que tiene una edad media de 54 años y sin que haya recambio garantizado ante la escasez de plazas públicas convocadas en los últimos años.

Así, de los más de 400 centros de atención e información que tiene repartidos el Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS) por la geografía española, 152 tienen un elevado riesgo de no poder atender al público, según reconocieron a este periódico fuentes del Ministerio de la Seguridad Social. Estas oficinas cuentan con tres empleados o menos, por lo que podrían bajar la persiana.

La atención en las oficinas de la Seguridad Social, en peligro ante la falta de...
Comentarios