viernes 28.02.2020

El Banco de España, optimista con el ritmo de crecimiento de la economía

El ritmo de crecimiento de la economía será más estable de lo previsto. El Banco de España calcula que en el cuatro trimestre el PIB avanzará un 0,4%, lo mismo que en el tercero, pero con una composición del crecimiento «más equilibrada». Así, la economía prolongaría su trayectoria expansiva gracias a que la contribución del sector exterior volvería a ser positiva por la recuperación de las exportaciones, a pesar de que la demanda nacional se reduce a tasas «más moderadas». Esto se deriva del agotamiento del consumo de bienes duraderos que quedó postergado durante la crisis y de la incertidumbre, que afecta sobre todo a la inversión empresarial.

Un punto negativo a destacar es que aunque España mantendrá un diferencial de crecimiento «positivo» con el área del euro, se espera que «tienda a reducirse gradualmente» a lo largo de los próximos años, según explica el supervisor en su informe trimestral de la economía española publicado este viernes. Pero la cara positiva es que que después de un año de desaceleración, sobre todo a nivel internacional, ya se aprecian signos de «estabilización» económica por la reducción de las incertidumbres ligadas a la guerra comercial entre China y Estados Unidos y las buenas perspectivas de resolución del ‘brexit’.

Así, debido al crecimiento del 0,4% en el último trimestre en línea con los anteriores, el Banco de España calcula que el PIB avance un 2% en el conjunto del año, lo que supone la reducción de cuatro décimas respecto al crecimiento de 2018 y una décima por debajo de lo previsto por el Gobierno para este año y comprometido con Bruselas. Un dato que, de hecho, ya rebajó el Ejecutivo hace unas semanas desde el 2,2% que prometían antes del verano. Eso sí, para reducir la vulnerabilidad de la economía española ante futuras perturbaciones que el supervisor no descarta, se advierte de que se requiere un «impulso decidido» a las medidas de consolidación presupuestaria y a las reformas estructurales. Por ello, el Banco de España pide al nuevo Gobierno que se forme en las próximas semanas que su prioridad sea la reducción del déficit con políticas orientadas a retomar la consolidación fiscal y aumentar el crecimiento a largo plazo.

El Banco de España, optimista con el ritmo de crecimiento de la economía