martes 26/1/21

BBVA y Sabadell rompen su fusión por desacuerdos económicos

Oliu quería plantear una copresidencia del banco resultante al que se negó Torres Vila
Imagen de las centrales de los bancos. FEMILIO NARANJO
Imagen de las centrales de los bancos. FEMILIO NARANJO

No ha podido ser. La fusión entre BBVA y Sabadell que ambas entidades llevaban perfilando dos semanas y que hubiera creado el segundo grupo financiero español ha fracasado finalmente por cuestiones de dinero y poder, no necesariamente en ese orden. Ambas entidades comunicaron esta madrugada al supervisor del mercado español, la CNMV, que daban por finalizadas las negociaciones que mantenían para su fusión, debido, precisaba el Sabadell, a diferencias en torno a la ecuación de canje accionarial entre ambas, estrechamente unido al reparto de poder.

Las reacciones no se han hecho esperar, y, poco después del mediodía, el mercado «castigaba al Sabadell con la mayor caída del Ibex (12,33 %) y «premiaba» a BBVA con la mayor subida, un 2,33 %.

Desde el Gobierno, la ministra de Industria, Turismo y Comercio, Reyes Maroto, no se ha mojado tanto como los inversores y se ha limitado a señalar que es «muy importante que España cuente con un sistema financiero solvente», precisamente lo que buscan las uniones y que es algo que no pasaba en la anterior crisis, en 2008.

Hasta ayer mismo, la operación parecía avanzar a buen ritmo y, según los acuerdos preliminares alcanzados a principios de la semana, la presidencia ejecutiva del futuro grupo quedaría en manos de Carlos Torres Vila, que ya ocupa ese puesto en BBVA, y la vicepresidencia no ejecutiva sería para Josep Oliu, el presidente del Sabadell. Y ahí podría estar, precisamente, una parte del problema, pues, según diversas fuentes consultadas, Oliu querría plantear una copresidencia del grupo con Torres Vila y este no estaría dispuesto a ceder ni un milímetro. «Sabadell quería obtener más de lo que aporta», explican.

Además, tanto el BBVA como el Sabadell tienen una larga trayectoria y una amplia experiencia en fusiones, siempre mandando ellos, por lo que es poco probable que Oliu y su consejero delegado, Jaime Guardiola, se encontraran cómodos siendo esta vez los «conquistados».

En cualquier caso, lo cierto es que BBVA, que sólo admite diferencias económicas como motivo de la ruptura, no ha tenido prisa en ningún momento desde que se anunció, hace casi dos semanas, que efectivamente mantenían conversaciones, algo que era poco menos que un clamor en el mercado.

Recorte de empleo

Los principales sindicatos del Banco Sabadell han aceptado la oferta de la dirección de la entidad para reducir la plantilla en 1.800 personas, de forma que ambas partes firmarán el acuerdo la próxima semana, han informado a Efe fuentes sindicales, que han recordado que el acuerdo incluye prejubilaciones a partir de los 56 años y se basa en salidas voluntarias.

El banco mejoró este jueves las condiciones tanto de prejubilaciones como de bajas incentivadas en España y CCOO, primer sindicato en la entidad, ya dijo que preveía avanzar «hacia un acuerdo satisfactorio», una postura que ha ratificado hoy, al igual que UGT.

Los empleados de 56 o más años que se acojan a la prejubilación cobrarán el 75 % del salario hasta los 63 años, y luego se acogerían a un convenio especial con la Seguridad Social.

BBVA y Sabadell rompen su fusión por desacuerdos económicos
Comentarios