miércoles. 10.08.2022

El BCE sorprende con una subida de tipos del 0,5% al agravarse la inflación

Lagarde quiere estabilizar los precios con el mayor aumento en 22 años y un mecanismo para evitar que las primas de riesgo se disparen
                      La presidenta del BCE, Christine Lagarde, ayer durante su anuncio. RONALD WITTEC
La presidenta del BCE, Christine Lagarde, ayer durante su anuncio. RONALD WITTEC

El consejo de gobierno del Banco Central Europeo (BCE) comenzó este jueves a aplicar sus políticas para contener la inflación. Y lo hizo de la forma más agresiva posible, frente a cualquier intención de ir poco a poco en su nueva actuación. El organismo decidió «ir más lejos» de lo inicialmente previsto, aumentando los tipos de interés un 0,5% y aprobando un mecanismo para evitar la fragmentación de la deuda de los países del euro. Sobre todo, los del sur, que tanto sufren con las primas de riesgo cuando estas referencias se tensionan. Esta decisión de acelerar la salida de los tipos negativos responde a una revisión de los riesgos para la economía europea, donde la inflación alcanzó el 8,6% en junio.

En la balanza del BCE ha pesado mucho más el problema de la escalada de precios que el de provocar una posible recesión. De hecho, al subir los tipos medio punto de una sola vez, el banco no ve tantos problemas de recaída económica -la demanda y el consumo se resentirán-, aunque admiten la desaceleración que puede sufrir la economía europea. Un drenaje que, a su juicio, hay que asumir para evitar que la inflación se enquiste. Se sienta tan cómoda en Europa que no quiera irse a corto plazo.

En la reunión de este jueves en Fráncfort (Alemania), la presidenta del BCE, Christine Lagarde, subrayó la unidad que existe entre los Estados de la moneda común. «La decisión ha sido unánime», apuntó, al tiempo que aseguró que harán falta «más pasos» para la normalización de la política monetaria y la contención de los precios por debajo del 2%.

Ya en junio, el banco central anunció una subida del precio del dinero del 0,25% y un segundo incremento en septiembre, aunque sin revelar su calado. «Los riesgos asociados a la inflación, sin embargo, han hecho que sea apropiado aumentarlo», dijo Lagarde, en el que es la primera subida de tipos en once años y la mayor en 22. Desde principios de la década anterior no subían los tipos medio punto de una vez. En su reunión, el BCE ha aprobado, además, la adopción del mecanismo antifragmentación para proteger la deuda soberana de los países del euro. Este instrumento, denominado Instrumento para la Protección de la Transmisión —TPI por sus siglas en inglés— «es necesario para la correcta aplicación de la política monetaria común». Según la entidad europea, este mecanismo «garantizará» la aplicación de la política monetaria en todos los países «sin riesgos».

Este instrumento se incorporará a las ‘herramientas’ con las que cuenta el consejo gobernador del BCE y se activará ante cualquier desajuste del mercado que suponga «una grave amenaza para la transmisión de la política monetaria». El volumen de compras a través del TPI dependerá de la gravedad de los riesgos que afronte el BCE. En cualquier caso, antes de desplegar este ‘escudo’, el organismo seguirá reinvirtiendo los activos de la cartera del programa de compras de emergencia ante la pandemia —PEPP por su siglas en inglés—, «que sigue siendo la primera línea de defensa» para contrarrestar los riesgos del mecanismo de transmisión.

El alza de precios de la energía y los alimentos a consecuencia de la guerra en Ucrania han disparado la inflación de la zona euro en los últimos meses y ha frenado la actividad económica. Además, según confirmó el miércoles la Comisión Europea, un posible corte de gas de Rusia abocaría a Europa a la recesión. Todo ello, unido a la crisis política en Italia, que disparó este jueves la prima de riesgo del país y hundió la Bolsa de Milán, amenaza con convertirse en la tormenta perfecta para el BCE.

Con todo, el organismo se muestra confiado en estabilizar los precios a medio plazo y el TPI podría darle el margen necesario para actuar y elevar el precio del dinero sin riesgos para los estados. Lagarde ya ha reiterado en varias ocasiones que el incremento será «gradual», aunque este jueves evitó especular sobre la decisión que tomará el consejo de gobierno en su próxima reunión, del 8 de septiembre. «Iremos mes a mes, cotejando los datos actualizados», se limitó a decir.

El mercado reaccionó con subidas en la prima de riesgo como la española, hasta los 129 puntos básicos, aunque el euro se mantuvo prácticamente estable en su cambio a 1,018 dólares. Mientras, otros organismos monetarios siguen escalando en la subida de tipos.

El BCE sorprende con una subida de tipos del 0,5% al agravarse la inflación
Comentarios