jueves 21/10/21

El BE advierte de que la recesión puede derivar en otra crisis financiera

El gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, ha echado un jarro de agua fría sobre el futuro económico del país al poner sobre la mesa una posibilidad con la que pocos contaban hasta ahora: que la situación actual derive en una «crisis financiera» como la que afectó a la zona euro hace una década, y en especial sobre una España que entonces se vio vapuleada por todos los frentes.

El responsable del supervisor ha avisado de que «empezamos como una crisis sanitaria que después derivó en una económica y tenemos que evitar a toda costa que esto se convierta en una crisis financiera». «No hay margen para la complacencia», indicó este martes.

En su análisis sobre la evolución económica, el gobernador ya no descarta los «escenarios más severos» que el propio BCE había incluido en su abanico de posibilidades de cara al futuro. Hernández de Cos ha indicado que la segunda ola de la pandemia afecta de lleno al conjunto de las economías, aunque a la española más que a otras, y que el PIB está lejos de recuperarse con la fuerza esperada inicialmente.

Sus palabras retrotraen a los peores momentos de la anterior recesión, hace una década, cuando la solvencia de muchas entidades estuvo en entredicho, se sucedieron los rescates y se activaron las medidas para apaciguar a los mercados, donde la prima de riesgo alcanzó récords.

Además, Hernández de Cos ha minimizado algunos mensajes lanzados desde el Gobierno en los últimos días acerca de la recuperación. El gobernador ha insistido en que está siendo «frágil», «parcial» y «desigual». Reitera que el PIB caerá en este año entre el 10,5% y el 12,6%. Y que el paro puede superar el 20%. Previsiones más pesimistas que las expuestas este martes por el Gobierno. Al Ejecutivo le ha recomendado no hacer una interpretación «excesivamente benigna» del repunte que ha tenido la economía en el tercer trimestre del año, tras la desescalada progresiva, ya que a lo largo del verano se han acumulado «señales de que el repunte iba perdiendo intensidad».

Para evitar toda esta situación, y enfocando su análisis sobre la banca, el gobernador considera que el sector debe seguir «las guías supervisoras, que son claras y oportunas» para solventar problemas futuros. El gobernador ha apuntado que «el nivel de resistencia de la banca es muy elevado», pero que tampoco es ajeno a futuras complicaciones.

El BE advierte de que la recesión puede derivar en otra crisis financiera
Comentarios