sábado. 28.01.2023
La administración española es la más cara y farragosa de la Unión Europea, según la Comisión Europea

Bruselas exige a España que facilite y abarate la creación de empresas

La Comisión Europea ha elaborado un listado de medidas concretas, que ayer fue remitido a los gobiernos de los Quince, cuyo objetivo es agilizar
Ventanilla única de la Junta de Castilla y León en León
Las medidas que Bruselas propone aplicar en los países socios-especialmente en aquellos en los que, como es el caso de España, los emprendedores deben afrontar farragosas y onerosas tramitaciones- se dividen en siete grandes apartados: Ofrecer incentivos fiscales. Crear figuras impositivas específicas para las microempresas y las pymes. Suavizar las cargas sociales. Abaratar las cotizaciones sociales para evitar quiebras prematuras, como ya se hace en Bélgica, Dinamarca y Gran Bretaña. Habilitar créditos «blnados». Generalizar los micropréstamos, recurso que ya está siendo experimentado con éxito en España, Suecia y Alemania. Educación y formación. Incluir en los programas de las enseñanzas secundaria y profesional el fomento del espíritu emprendedor y de innovación. Simplificar trámites. Reducir y abaratar las tramitaciones de la Administración y, preferiblemente, habilitar negociados multidisciplinarios que permitan en un sola comparecencia tramitar registro, alta fiscal y otras obligaciones. Adecuar la legislación.Prever leyes, normas y procedimientos menos severos para el caso de quiebra, evitando castigar el fracaso de los honestos. Apoyo específico a la mujer. Tener en cuenta la situación de las mujeres -máxime cuando son madres- que afrontan un proyecto empresarial, pues al mismo tiempo que atienden el negocio se ven obligadas casi siempre a cubrir obligaciones familiares que restan posibilidades de éxito a sus iniciativas. A la espera de que cristalice la promesa electoral de la ventanilla única, para crear una sociedad los emprendedores deben afrontar un largo camino de trámites, con parada en la notaría, el Registro Mercantil, la Agencia Tributaria, la Seguridad Social, el Ayuntamiento y la Administración autonómica. Segun los datos de la Comisión europea, el proceso dura un promedio de 24 días en España (el doble de la media europea). Un dato demasiado optimista para los técnicos de la Cámara de Comercio. Uno de estos técnicos, Carlos Fernández, asegura que en la práctica, la constitución y puesta en marcha de una empresa requiere entre un mes y medio y tres meses.

Bruselas exige a España que facilite y abarate la creación de empresas
Comentarios