lunes 30.03.2020

Bruselas riñe a España por vincular las pensiones al IPC

A Bruselas no le cuadra. Y lo expone negro sobre blanco. Las reformas estrella que anuncia el Gobierno de coalición de PSOE y Unidas Podemos en materia de pensiones y laboral le generan dudas por el impacto que tendrían en el empleo, el crecimiento económico y la propia consistencia de las cuentas públicas.

Así lo recoge el denso informe que desveló ayer la Comisión Europea sobre el estado de salud de la economía de un país, que mantiene como Talón de Aquiles «la combinación de vulnerabilidades vinculadas a la alta deuda privada, gubernamental y externa»; el 95,5% del PIB el pasado año, «tozudamente alta», se remarca, y que no se está corrigiendo al ritmo deseado.

El documento, de 116 páginas —el ‘Paquete de Invierno del Semestre Europeo’, como se le conoce— alerta de la intención del Ejecutivo de seguir alineando las pensiones al IPC y disociar los niveles del subsidio de los cambios en la esperanza de vida. Y todo sin acompañarlo de «medidas compensatorias adecuadas». Los expertos entienden que esa promesa electoral «aumentaría significativamente el gasto en pensiones a medio y largo plazo y empeoraría la equidad intergeneracional».

Algo que se produce, añaden los servicios de la Comisión, «en un contexto donde se espera que la adecuación futura de estas prestaciones sea, en promedio, superior a la de la UE, y (en un país) en el que la pobreza afecta principalmente a los grupos de edad más jóvenes, incluidos los niños».

Bruselas riñe a España por vincular las pensiones al IPC