jueves 15/4/21

Uno de cada cinco locales comerciales, en peligro de quedar vacío de forma permanente

El sector advierte de que hay que flexibilizar el uso de estos espacios para evitar que se vacíen las calles
escaparates
El escaparate de una tienda en la ciudad de León. RAMIRO

Los comercios se vieron obligados a bajar la persiana por el confinamiento. Y gran parte no la volverá a levantar, dejando vacantes los espacios que ocupa, en muchos casos de alquiler. El sector calcula que entre el 15% y el 20% de los locales pueden quedarse vacíos. Son estimaciones de Tamara Sánchez, de Knight Frank, que precisa que los cierres se concentrarán en las calles secundarias de las ciudades y afectarán sobre todo a las cadenas que operan en régimen de franquicia, ya que los franquiciados suelen tener menos "pulmón" financiero. También augura que se acelerará el proceso de redimensionamiento de las grandes marcas, que podrían concentrar su oferta en menos tiendas y bien ubicadas, abandonando ejes menos dinámicos y ciudades pequeñas.

Augusto Lobo, de JLL, coincide en que pensar en cierres de hasta uno de cada cinco locales es "razonable", aunque hace depender el desenlace de la evolución de las ventas a partir de ahora. Desde la Confederación Española de Comercio (CEC), algo más pesimistas, aseguran que si no se reactiva el consumo, uno de cada cuatro comercios a pie de calle cerrará en Madrid. Y será peor en los centros comerciales: la CEC anticipa el cierre del 50% de los pequeños y medianos comercios de las grandes superficies.

Lobo advierte de que un alto porcentaje de los locales que se queden vacíos por la pandemia no volverá a tener inquilino dedicado a actividades comerciales. Por ello, sugiere que se flexibilicen los usos de esos inmuebles y se habiliten para viviendas, oficinas o espacios logísticos. Sánchez afirma que las zonas que cree que se van a ver más penalizadas, los ejes secundarios, pueden tener una segunda oportunidad si los locales se reconvierten en tiendas combinadas con 'mini' plataformas logísticas para la recogida de las compras por internet o para organizar la distribución.

Combinación con el online

David Barragán, de Savills Aguirre Newman, explica que la tienda física "no va a desaparecer", "sino a adecuarse a los nuevos tiempos según la evolución de sus ventas online y su logística". "El 40% de las ventas online están relacionadas con la tienda física, ya sea que el producto se vio allí o se ha recogido o se ha probado", asegura. Este funcionamiento del comercio electrónico puede rescatar a ciertas calles de quedar desiertas de comercios y de tener locales vacíos y deteriorados.

No todos los sectores tienen el mismo riesgo. Sánchez señala que si bien electrodomésticos y equipamiento de hogar se han visto reforzados, los más vulnerables son hostelería y moda. Pero Barragán ve lugar para su recuperación: el primero, elevando su oferta para llevar y el reparto a domicilio; el segundo, con tiendas tecnológicas, grandes para ofrecer toda su colección y adaptadas al comercio electrónico.

Por zonas geográficas el impacto será desigual: si bien en las grandes capitales (Madrid, Barcelona, Valencia, Bilbao o Málaga) y en las calles 'prime' la tasa de desocupación seguirá baja y las caídas de las rentas serán reducidas -aunque ya hay renegociaciones de alquileres-, en "ciudades menos representativas y menos turísticas", la situación es más complicada, "aunque no hay que subestimar la capacidad del comercio de reactivarse en el medio plazo", afirma Barragán.

Lobo asegura que aumentará la polarización: habrá zonas donde el comercio siga floreciendo, y lugares que no se recuperaron de la crisis anterior verán más cierres definitivos de locales. Con todo, la inversión en estos activos, comenta Sánchez, aunque se acomete con "descuentos Covid", "no se ha parado". Pero desde BNP Paribas revelan que el dinero, dentro del inmobiliario, más que a los locales, va a la logística y a los pisos de alquiler. 

Uno de cada cinco locales comerciales, en peligro de quedar vacío de forma permanente
Comentarios