martes 31.03.2020

La caída del comercio y la hostelería aleja a los jóvenes del primer empleo

Tienen ahora apenas un 8,9 por ciento de probabilidades de entrar en el mercado de trabajo
Un camarero lleva varios platos a una mesa.
Un camarero lleva varios platos a una mesa.

Los jóvenes lo tienen cada vez más difícil a la hora de tener un primer contacto con el mercado laboral ya que la probabilidad de encontrar un empleo se ha deteriorado en el último año. Así concluye un informe publicado ayer por la patronal de las ETT, Asempleo, que analiza los microdatos de la Encuesta de Población Activa (EPA).

El acceso a un puesto de trabajo para los menores de 25 años se redujo en 2019 hasta situarse apenas en el 8,9%, frente al 10,1% de 2018. Se trata ya de la segunda caída consecutiva y se aleja cada vez más de ese 17% que se registraba en 2007, antes de que estallara la crisis.

«Este indicador, por tanto, es una prueba más del enfriamiento en la creación de empleo que ha experimentado el mercado de trabajo en el último año y que tiene como principales afectados a los jóvenes, uno de los colectivos más castigados por la crisis», advierten desde Asempleo, que pone además el foco en que la ralentización del crecimiento económico en la segunda mitad del año está afectando de forma desigual a los colectivos sociales.

Así, por ejemplo, la última EPA correspondiente al cuatro trimestre concentraba buena parte del crecimiento de la ocupación entre los mayores de 45 años, dejando a los más jóvenes a la espera de su reenganche o retrasando su entrada en el mercado de trabajo.

Además, el contrato temporal sigue siendo la modalidad más recurrente de incorporarse al mercado. La probabilidad de acceder a un primer empleo a través de un contrato temporal para un joven es del 7,9% y apenas del 0,5% a través de un indefinido. De entre los pocos afortunados que consiguieron un empleo, cerca del 90% lo hizo a través de un contrato eventual, como viene siendo habitual.

El deterioro del comercio y la hostelería explican esta reducción, que no ha logrado compensar la cobertura de plazas públicas por parte de jóvenes altamente cualificados. Aun así, el comercio y la hostelería siguen concentrando la mayor parte de las contrataciones de menores de 25 años sin experiencia laboral, hasta el punto de que el primer empleo para uno de cada dos jóvenes españoles se registra en estos sectores económicos, concretamente para el 43,8%.

La ralentización de la creación de empleo observada en los últimos meses no solo se está dejando notar en el menor reclutamiento de jóvenes, sino también del resto de los colectivos. Por el contrario, destaca el aumento de la incorporación de jóvenes sin empleo anterior en el sector público, que responde, principalmente, a la cobertura de plazas públicas para la educación y la sanidad.

No sorprende que una de las notas positivas de este trimestre haya sido el aumento de los jóvenes que han ocupado puestos de trabajo de carácter avanzado (han pasado de representar el 6% de las transiciones en 2018 al 17% de las mismas en 2019), es decir, que requieren de alta cualificación.

SIN EXPERIENCIA LABORAL

Por comunidades autónomas, este incremento se ha concentrado, especialmente, en Andalucía, Islas Canarias, Cataluña y Valencia. Sin embargo, la nota negativa es, precisamente, que no se espera que las administraciones públicas sigan reclutando en los próximos meses de forma tan intensa como lo han hecho hasta ahora a jóvenes sin experiencia laboral, resaltan desde la patronal de las ETT, que advierten que, salvo que se articulen medidas de política de empleo, no sería «extraño» observar una progresiva reducción de la probabilidad de encontrar el primer empleo.

Los servicios profesionales, también han aumentado la incorporación de jóvenes sin experiencia laboral a sus filas, aun cuando en términos relativos su peso sea más modesto que los sectores económicos mencionados con anterioridad.

La caída del comercio y la hostelería aleja a los jóvenes del primer empleo