lunes 20/9/21

Calviño abre la puerta a subir el salario mínimo, pero en otoño

La vicepresidenta descarta un alza inmediata y la condiciona a recuperar el empleo
La vicepresidenta primera del Gobierno, Nadia Calviño. JAVIER LIZÓN

El presidente del Gobierno la aupó como su número dos tras la remodelación del Ejecutivo y este martes Nadia Calviño dio un golpe en la mesa para dejar claro quién manda en cualquier materia económica. También en el Salario Mínimo Interprofesional (SMI). Y, si hasta ahora había estado más contenida, abrió la puerta a subirlo, aunque no será al menos hasta el otoño.

«En septiembre veremos si es posible retomar la senda de aumento del salario mínimo en la que estábamos hasta la llegada de la pandemia y acordar un alza para finales del año que nos permita avanzar hacia el 60% del salario medio», puntualizó. Esto significa que los cerca de 1,5 millones de trabajadores que se rigen por él mantendrán su salario congelado en los 950 euros al mes todo el verano y, en el mejor de los casos, verán incrementado su poder adquisitivo en los tres últimos meses del año, puesto que no tendrá carácter retroactivo.

Pero será ella, la vicepresidenta primera, quien vuelva a imponerse y decida en septiembre si es el momento adecuado para subirlo, no la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, pese a que este asunto es cometido de su departamento. El hecho de que Calviño haya hecho este anuncio tras la rueda de prensa del Consejo de Ministros no es baladí, puesto que ambas llevan meses enfrentadas en una batalla sin tregua en la que ninguna quiere bajar las armas. Pero este martes quedó claro quién ha ganado esta guerra entre vicepresidentas.

Así, si un día antes Díaz apremiaba al presidente del Gobierno a tomar una decisión, decía que tenía una conversación pendiente con Pedro Sánchez y volvía a dejar clara su posición de que es necesario incrementarlo, más cuando la inflación está por las nubes, la ministra de Asuntos Económicos ha pospuesto cualquier subida hasta septiembre, aunque le ha dado una de cal y otra de arena al mostrarse ahora más proclive a hacerlo si se mantiene la actual recuperación.

Porque, eso sí, quien fuera alta funcionaria de Bruselas condicionó este nuevo alza a que el empleo siga recuperándose de la debacle que provocó la pandemia y evolucionando de forma positiva en las próximas semanas, como así lo está siendo, ya que avanzó que en julio se recuperará más del 90% de empleo total perdido neto, incluyéndose aquí los Erte.

«La tendencia del mercado laboral es muy positiva, si se mantiene esta tendencia durante el verano, con toda la cautela y precauciones, podríamos recuperar el nivel de empleo a principios del otoño. A la luz de cómo evolucione el mercado de trabajo y el resto de indicadores, en septiembre veremos si es posible retomar esa senda», precisó la diputada gallega, que dijo que los trabajadores en Erte se han reducido de forma significativa y sostenida hasta situarse en el entorno de los 340.000, de los cuales un tercio lo son a tiempo parcial.

Calviño abre la puerta a subir el salario mínimo, pero en otoño