lunes 25/10/21

Calviño y Díaz se enfrentan por el SMI

La ministra de Trabajo dice que la subida se aplicará este mes, pero el pacto se resiste

Nuevo choque de trenes en el seno del Gobierno. Cuando se creía que la batalla entre vicepresidentas por la subida del Salario Mínimo Interprofesional (SMI) había llegado a su fin, se trataba solo de una tregua. Así, si ahora ya la ministra de Asuntos Económicos, Nadia Calviño, se muestra claramente partidaria de un incremento para lo que queda de año en vista de los buenos datos económicos y de empleo, las discrepancias con la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, vuelven a estallar en lo que respecta a la fecha de entrada en vigor del nuevo alza. ¿Se reflejará ya en la nómina de septiembre de ese millón y medio de trabajadores que se beneficiarán o se retrasará a octubre?

En este sentido, la vicepresidenta primera trató ayer de aclarar esta pregunta asegurando que se aplicaría en los tres últimos meses del año, pero la duda volvió a surgir al cabo de pocas horas puesto que el secretario de Estado de Empleo, Joaquín Pérez Rey, prometió a los agentes sociales que su entrada en vigor será desde el 1 de septiembre, exhibiendo las discrepancias que aún existen entre ambos partidos de la coalición, según desvelaron los sindicatos tras la reunión mantenida. «Le hemos preguntado directamente para saldar la discrepancia de hoy (por ayer) que cuándo va a entrar en vigor el SMI y el secretario de Estado ha dicho que entra en vigor el 1 de septiembre», aseguró Mari Cruz Vicente, secretaria de Acción Sindical de CC OO, una afirmación que corroboraron desde UGT. Por el contrario, Calviño precisó horas antes que «lo ideal es que lleguemos a una decisión clara en el curso de septiembre para que ese aumento pueda aplicarse en octubre, noviembre y diciembre de este año».

Tal y como se esperaba después de la intervención de la vicepresidenta primera, la reunión del Gobierno con los agentes sociales terminó sin acuerdo, pero el Ejecutivo no da por rotas las negociaciones y seguirá manteniendo conversaciones informales con sindicatos y patronal, aunque el sí de la CEOE a un nuevo alza para este año parece casi que imposible. La vicepresidenta económica dejó claro que —como ya había avanzado el presidente Pedro Sánchez— este alza se producirá haya o no acuerdo. «Ojalá haya un acuerdo, nosotros hemos apostado por el diálogo y esperamos que los agentes sociales sigan teniendo la actitud constructiva y responsable que han tenido toda la pandemia», señaló.

Esas palabras sí fueron suscritas por Díaz: «Me gustaría que hubiese acuerdo, pero si no fuese así lo importante es que se haya producido el diálogo social con los agentes sociales y que todas las partes hayan podido opinar y trabajar sobre la propuesta», precisó. El Gobierno mantuvo su propuesta durante la reunión de ayer de realizar un alza del SMI de 15 euros para 2021 y 31 euros más en 2022 y 2023, por lo que alcanzaría a final de legislatura los 1.027 euros. El informe sitúa el 60% del salario medio al que se comprometió el Gobierno de coalición a aumentarlo en 2023.

Calviño y Díaz se enfrentan por el SMI