lunes 20.01.2020

Calviño insiste en derogar solo los puntos «más lesivos» de la reforma laboral

La vicepresidenta y ministra de Economía, Nadia Calviño, ha querido calmar los temores entre los inversores internacionales tras la formación del Gobierno de coalición entre PSOE y Unidas Podemos, ante las medidas que pueda tomar en el ámbito económico. Ayer, en el foro del Spain Investors Day, pronunció un discurso en inglés, aclarando la que supone una de las mayores controversias para las empresas: la supresión de la reforma laboral de 2013. Es el caballo de batalla del partido de Pablo Iglesias, ahora vicepresidente; pero Calviño quiso puntualizar que se suprimirán o cambiarán solamente «los aspectos más lesivos» de esa norma; y los que, en su caso, llegan a suponer «un abuso» para los trabajadores, como el artículo que permite los despidos por absentismo y bajas laborales, avalada por el Constitucional.

La responsable del área económica del Ejecutivo no hizo una defensa del ‘borrón y cuenta nueva’ que la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, sí respalda para acabar con la norma actual. Calviño mantuvo el perfil moderado, incidiendo en que la «prioridad» es seguir creando empleo y manteniendo el diálogo con los sindicatos, la patronal y los grupos parlamentarios. Es decir, descartó la vía unilateral. Además, insistió en seguir desarrollando las «reformas estructurales» que el Gobierno plasmó en los meses de su primera legislatura. En la intervención, plagada de dosis de templanza, y consciente de las miradas de los grandes fondos y empresarios de otros países, la ministra priorizó «la disciplina fiscal» acordada con la UE y «una política económica coherente y moderada» para mitigar la desaceleración.

La presencia de Calviño en ese foro se produjo por sorpresa, en sustitución de la ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, quien debería haberlo clausurado.

Calviño insiste en derogar solo los puntos «más lesivos» de la reforma laboral