lunes. 05.12.2022

Los trabajadores de la planta de Coca Cola en Fuenlabrada (Madrid) van a ser readmitidos en la compañía que se encargaba de la gestión de esta fábrica. Pero no trabajarán en una embotelladora, como antes, sino en un centro logístico y de distribución. Esa es el uso que Coca Cola Iberian Partners le va a dar a esas instalaciones, para cumplir la sentencia del Tribunal Supremo que anulaba el Expediente de Regulación de Empleo (ERE) que la empresa anunció a principios de 2014 y que afectó a más de 800 trabajadores.

La compañía cerró la fábrica hace un año y ahora abrirá sus puertas, pero con una función distinta, para poder incorporar a los empleados. «La integración requiere acomodar la estructura a la nueva situación societaria como primer paso para una gestión eficaz y única y hacer frente a la caída de consumo generalizada», afirman desde la empresa. Los sindicatos no están de acuerdo con esta fórmula porque «incumple la sentencia de la Audiencia Nacional y del Supremo». Los representantes de los trabajadores han recordado que la sentencia especifica que deben ser readmitidos «en su puesto de trabajo y en las condiciones laborales que tenían antes del despido». Aunque la empresa insiste en que con la transformación de la planta cumplen con la ley.

Al final son 236 los empleados que se encuentran pendientes de una solución final, porque el resto, hasta completar la totalidad de la plantilla afectada por el ERE, se acogieron a bajas incentivadas y voluntarias y a prejubilaciones, con sus correspondientes indemnizaciones.

Aunque la sede madrileña seguirá abierta, no ocurrirá lo mismo con las fábricas de Alicante, Asturias y Palma de Mallorca, donde Coca Cola también tenía una embotelladora.

Coca Cola readmite a los afectados por el ERE de su embotelladora
Comentarios