viernes 21/1/22

El 90% de las gasolineras británicas se han quedado sin combustible en las principales ciudades inglesas este lunes, después de que las compras de pánico profundizaran en una crisis de la cadena de suministros desencadenada por la escasez de camioneros.

La grave escasez de camioneros en Gran Bretaña tras el Brexit ha sembrado el caos en las cadenas de suministros de todo tipo de productos, desde los alimentos hasta el combustible, aumentando el espectro de las interrupciones y las subidas de precios en el período previo a la Navidad.

Apenas unos días después de que el Gobierno del primer ministro, Boris Johnson, gastase millones de libras para evitar una escasez de alimentos debido a la subida de los precios del gas natural y de su subproducto, el dióxido de carbono, los políticos han pedido en repetidas ocasiones a la gente que se abstengan de hacer compras de pánico.

Las compras de pánico británicas