domingo 05.07.2020

El contagio se extiende a la bolsa, los grandes bancos e Inditex

El coronavirus ya ha contagiado parte de las políticas retributivas de los jefes del Ibex. El presidente de Inditex, Pablo Isla, cobrará un tercio menos a cuenta de 2019 (unos 6,2 millones de euros) después de que la compañía decidiera en marzo reducir un 50% el bonus variable por la situación «excepcional» actual.

Los banqueros también han comenzado a mover posiciones en este sentido, aunque de cara a los resultados de este ejercicio, y no con respecto al año pasado. La presidenta de Banco Santander, Ana Botín, anunció a los pocos días de inciarse el confinamiento que su retribución bajará un 50%. En 2019 percibió 9,9 millones, un 9% menos. Por su parte, la cúpula de BBVA, con su presidente Carlos Torres a la cabeza, ha renunciado a su bonus variable para este ejercicio. El primer ejecutivo cobró el año pasado algo más de 5 millones, de los que un tercio dependía de la retribución variable.

La misma medida afectará al consejero delegado de CaixaBank, Gonzalo Gortázar, quien percibió 2,5 millones en 2019, un 5% más. Hará lo mismo el presidente del Sabadell, José Oliú (3 millones el año pasado). El presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, ha renunciado a su variable de este año (percibió 600.000 euros en 2019).

Y en el sector de turismo, el presidente de Meliá, Gabriel Escarrer, se ha reducido también el sueldo a la mitad. El cambio en la remuneración aplicado con efectos de 2019 a Pablo Isla ha provocado su descenso en la clasificación de las remuneraciones del Ibex, desde el primer al sexto lugar.

Se sitúa por detrás del presidente de Iberdrola, Ignacio Galán (10,1 millones de euros en 2019, año en el que la firma ganó un 13% más); Ana Botín (9,9 millones); el presidente de Merlin, Ismael Clemente (8,7 millones); el presidente de ACS, Florentino Pérez (6,3 millones); yel consejero delegado de Cellnex, Tobías Martínez Gimeno (5,4 millones de euros). En materia de indemnizaciones, otra de las cuestiones vigiladas por la CNVM, el expresidente de Endesa, Borja Prado, percibió más de 14 millones de euros tras su salida de la energética a principios del año pasado.

El contagio se extiende a la bolsa, los grandes bancos e Inditex