miércoles. 05.10.2022

Los contratos de duración inferior a una semana se han reducido un 18 % en los dos primeros meses de verano, junio y julio, con 659.435 acuerdos laborales de muy corta duración frente a los 804.999 registrados en el mismo periodo del año pasado.

Según los detalles de la estadística de contratos del Sepe, en julio se firmaron 301.038 contratos que no alcanzaron la semana de duración frente a los 396.009 del mismo mes del año pasado, antes de la entrada en vigor de la reforma laboral, un descenso del 24 %.

En cuanto a junio, este año se sellaron 358.397 contratos por una duración inferior a los 7 días, una caída del 12,3 % frente al mismo mes de 2021 cuando se firmaron 408.990. Este descenso de los contratos de menor duración es reflejo de algunas de las medidas introducidas en la reforma laboral que entró en vigor en enero que, por un lado, restringe el uso y modalidades de los contratos temporales y, por otro, introduce una penalización en forma de cotización adicional a la Seguridad Social para los contratos de corta duración.

«La reforma del mercado laboral ha aumentado la calidad del empleo: la temporalidad sigue reduciéndose de forma drástica, incluso en un mes como julio, donde históricamente la contratación temporal era muy elevada», destacaron en el Ministerio de Inclusión y Seguridad Social.

Así, frente al descenso de la contratación temporal -especialmente de esos contratos de muy corta duración-, tanto junio como julio han registrado récord de indefinidos con 1,5 millones de contratos de este tipo.

Al detalle, en julio se sellaron 783.595 contratos de trabajo de carácter indefinido «multiplicando por cinco la media de contratación indefinida en este mes» y en julio se registraron 685.992 contratos estables.

Los contratos de menos de una semana de duración caen un 18 % este verano
Comentarios