domingo 20/6/21

Cuando economía y sociedad se conjuran para el desastre

Pero, por desgracia, esto no tiene pinta de que vaya a parar aquí. Pese a que tanto desde el Ministerio de Trabajo como desde la Seguridad Social niegan que haya una avalancha de Ere y estiman que la inmensa mayoría de los aún más de 610.000 trabajadores que continúan en erte se reincorporarán a sus puestos, los expertos no tienen dudas de que habrá más despidos en los próximos meses. Y es que del daño coyuntural provocado por la pandemia se ha pasado ya en muchos sectores a un daño estructural, explican, por lo que el paso del Ere al erte resulta lógico.

«Sin duda alguna va a haber más despidos colectivos», sostiene Francisco Fernández, socio del área laboral de KPMG Abogados, que vaticina que en 2021 una parte importante de los trabajadores que siguen en erte acabarán afectados por un despido colectivo. «Si la situación no mejora de manera radical en los próximos meses, podría estar en riesgo aproximadamente la mitad de esos erte», puntualiza por su parte Valentín Bote, presidente de Randstad Research.

Pero la causa no es sólo la pandemia y la actual paralización de la actividad y caída de la demanda, sino que influyen también otros procesos como la digitalización, el cambio de hábitos de los consumidores o la incertidumbre jurídica generada por el anuncio de la derogación de la reforma laboral.

«El continuo tintineo de cambios en la reforma laboral genera un caldo de cultivo proclive a que haya más despidos colectivos», asegura Fernández, que, al igual que Bote, lamentan que la falta de seguridad jurídica acelere los procesos de Ere.

Cuando economía y sociedad se conjuran para el desastre