sábado. 03.12.2022

Antonio Garamendi ha logrado una amplia mayoría y seguirá cuatro años más al frente de la patronal Ceoe tras un mandato marcado por una pandemia en el que, no sin críticas internas, ha defendido la «valentía» de cerrar acuerdos que han protegido a las empresas del país. Garamendi (1958, Getxo, Bizkaia) llegó a la presidencia de la Ceoe en 2018 tras una derrota cuatro años antes frente a Juan Rosell, del que tomó finalmente el relevo para liderar a los empresarios poco antes de que Pedro Sánchez formara Gobierno junto a Podemos, lo que llevó a Yolanda Díaz a ser nueva ministra de Trabajo. Garamendi, que antes había liderado Cepyme, apostó siempre por la «moderación» y subrayó en todo momento que la Ceoe trabajaría con «independencia, sentido de Estado y lealtad institucional». Unas palabras que volvió a invocar, entre lágrimas, en una junta tras unas declaraciones sobre los indultos a los líderes independentistas catalanes que le acarrearon numerosas críticas internas y externas, entre ellas, las del entonces líder del PP Pablo Casado. En esa junta, Garamendi se emocionó al recibir el aplauso de los asistentes tras unas semanas complicadas que marcaron un punto de inflexión en un mandato en el que internamente se ha cuestionado desde algunas organizaciones su sintonía con el Gobierno de coalición y, especialmente, con Díaz.

De carácter extrovertido y accesible, de maneras llanas y directas, el líder de la Ceoe defiende sus posiciones con firmeza, aunque con la flexibilidad de quien considera la negociación colectiva y el diálogo social instrumentos fundamentales para la regulación del mercado laboral. En plena crisis por la pandemia del coronavirus, selló relevantes acuerdos para abordar medidas de urgencia como la aplicación de Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) que sostuvieron a las empresas y a los trabajadores en los peores momentos.

El defensor del acuerdo
Comentarios