viernes 28.02.2020

La dependencia de los mayores, otra de las claves

El otro gran efecto negativo es el que refleja la «adversa evolución de la situación demográfica», resumida por la tasa de dependencia de mayores, que ha generado una contribución negativa a la variación del componente del indicador de la salud financiera del sistema de 1,10 puntos anuales. Cabe destacar que el deterioro es menor ya que estos efectos negativos se han visto compensados «parcialmente» por el crecimiento del tipo medio de cotización y por una mejora de la tasa de ocupación consecuencia de la creciente incorporación de la mujer al mercado laboral. Fedea destaca que también ha contribuido a contener el impacto negativo el gradual descenso de la generosidad del sistema, consecuencia del endurecimiento del cálculo de la pensión, aunque se ha visto compensado por la creciente duración de las carreras de cotización, y por la creciente aportación del Estado a la financiación de los complementos de mínimos de las pensiones.

La dependencia de los mayores, otra de las claves