jueves 04.06.2020

El descontrol de la deuda amenaza la economía mundial

amparo estrada | madrid


En este momento, si los españoles tuviéramos que pagar a escote la deuda pública de España, nos tocaría soltar a cada uno 22.000 euros, más del triple que en 2007, justo antes de la gran crisis económica mundial, y más que la renta media anual de cada ciudadano. No es un dato abstracto: parece que no, pero sí que cargamos de modo personal con esa deuda global del Estado, además de con nuestra hipoteca y la cuota del coche. Porque ese volumen de deuda pública no lo pagamos en forma de letras mensuales, pero sí en forma de menos sueldo, menos crecimiento económico, menos inversiones productivas, menos posibilidades de permitirnos unas vacaciones, de cambiar la lavadora vieja... El FMI ha lanzado esta semana una clara advertencia a la práctica totalidad de países del mundo, incluido España, porque el nivel global de endeudamiento es enorme. Como los tipos de interés están casi a cero, en todas partes parece que asumir nuevas deudas no cuesta nada. Pero sí que cuesta, y los tipos de interés por los suelos lo que reflejan es, paradójicamente, una profunda debilidad de las estructuras macro y microeconómicas en muchos países.

El descontrol de la deuda amenaza la economía mundial