lunes. 06.02.2023

China ha establecido una política de covid cero que está perjudicando gravemente a su economía y que debería «recalibrar» para impulsar el crecimiento. Se lo ha aconsejado el propio FMI después de calcular que el gigante asiático crecerá este año solo un 3,2% y un 4,4% los dos siguientes, unas cifras que aseguran la expansión de su economía pero a un ritmo muchísimo más bajo que antes de la pandemia y al que no están acostumbrados.

Los bloqueos de las ciudades para frenar la expansión del virus «pesan sobre el consumo y sobre la inversión privada, incluso en el sector de la vivienda», actualmente principal problema económico del estado. Por ello, el FMI considera que China debería acelerar la vacunación y tomar más acciones para poner fin a la crisis inmobiliaria e impulsar el consumo de sus ciudadanos.

La principal razón detrás de esta política es el débil sistema sanitario del país. Ramón Gascón, coordinador del grupo de trabajo Asia-Pacífico del Club de Exportadores, indica que un alto nivel de infectados por covid provocaría bajas laborales que no se pueden permitir y que el sistema sanitario pudiera colapsar. «No parece que esta política vaya a cambiar a corto plazo porque no tienen el mismo nivel de inmunidad que tenemos en Occidente», explica.

El objetivo de Europa desde que en la pandemia fue consciente de su falta de provisiones es acercar la producción y dejar de depender tanto de China. Pero es una meta que no se consigue en dos días. «Hay consenso en que la dependencia no puede ser tan alta pero hay que ver cómo bajar eso a la realidad y qué países pueden salir más beneficiados», explica Gascón.

La desglobalización y el confinamiento hacen temblar al imperio chino
Comentarios