domingo. 03.07.2022

Los despidos colectivos se desploman a mínimos históricos

Afectan a menos de 6.000 trabajadores, y las suspensiones de empleo se multiplican por 28
Esta crisis no será tan corta como se esperaba. NACHO GALLEGO

Los despidos colectivos están en mínimos históricos gracias a la pandemia. Menos de 7.000 trabajadores se han visto afectados este año por un expediente colectivo de despido, lo que supone una tercera parte de los que había un año atrás, según la última estadística publicada por el Ministerio de Trabajo y Economía Social que recoge datos de enero a septiembre.

Aunque parezca paradójico, tiene su explicación. En realidad, es gracias a los Expedientes de Regulación Temporal de Empleo, los famosos Erte. Así, las nuevas condiciones que aprobó el Gobierno a raíz de esta crisis de la Covid-19, muy ventajosas tanto para las empresas como para los trabajadores, ha motivado que las compañías se acojan masivamente a esta herramienta como elemento de ajuste y no a los despidos, algo que había sido habitual en crisis anteriores. Un total de 967.724 ocupados estuvieron afectados por un expediente de suspensión de contrato o reducción de jornada hasta septiembre.

Se trata de una cifra muy inferior a los cerca de cuatro millones que realmente que ha habido debido a que esta estadística solo incluye a trabajadores afectados por procedimientos de ámbito nacional, es decir, no recoge los procedimientos de ámbito provincial o regional. Sin embargo, sí es un fiel reflejo de la realidad el hecho de que los Erte, al contrario que los despidos, están en máximos; es más, en el último año se han multiplicado con creces por 28.

Esto significa que, ante el parón de actividad, las empresas han optado por suspender de forma temporal el empleo hasta que pase la pandemia, ya que es el Estado el que paga el salario de estos trabajadores a través del SEPE y además se hace cargo de sus cotizaciones sociales, al menos de gran parte de ellas. De esta forma les sale casi gratis mantener a sus empleados en ‘hibernación’ hasta que se recupere la actividad y no tienen que afrontar los gastos de indemnización que supondría rescindirles el contrato.

La respuesta del empleo en esta crisis está siendo muy diferente a las anteriores. Al menos hasta el momento. Nunca hasta ahora había habido a estas alturas apenas 6.675 trabajadores afectados por un despido colectivo. En la recesión de 2008, en este mismo periodo llegó a haber más 60.000 trabajadores despedidos de forma colectiva y otros 56.000 en 2013, los peores años de esa crisis.

Aluvión de ERE

Sin embargo, todo hace prever que en los meses venideros los despidos, tanto individuales como colectivos, copen mayor protagonismo y se eleven de forma significativa, según alertan muchos expertos. Y así lo corrobora el aluvión de anuncios de ERE que están realizando en este otoño algunas grandes empresas, muchas de ellas bancos, como el Santander, que afectará a casi 4.000 empleados, pero también Ibercaja o Sabadell. Es más, incluso tanto la patronal como los sindicatos han advertido de que las empresas ya no se están acogiendo tanto a un Erte como antes, pues se dan cuenta de que esta crisis no será de una duración tan corta como se estimaba en un principio y su fortaleza ya no es la misma. En realidad, parte de esta reticencia a aplicar un Erte en esta segunda ola es debido a su intención de realizar ajustes de personal

Los despidos colectivos se desploman a mínimos históricos
Comentarios