miércoles 27/10/21

Los empresarios creen que la decisión de subir el salario mínimo «estaba ya tomada»

Garamendi ve la medida «política y sin un planteamiento serio», y Díaz admite que habría negociado aumentarlo menos
Garamendi, en el castillo de Peñafiel durante un encuentro sobre Sociedad Digital y Fondos Next Generation organizado por la CEOE. P. SANTAMARÍA

Quince euros más desde el 1 de septiembre. En total, 965 euros al mes en 14 pagas. Este ha sido el acuerdo sobre el salario mínimo al que el jueves a última hora de la tarde llegó el Gobierno con los sindicatos, pero sin el apoyo de los empresarios. El presidente de la patronal CEOE tiene claro que esta decisión «estaba ya tomada» porque el Gobierno «solo le ha dado vueltas a su propio solitario».

Antonio Garamendi aseguró ayer que la decisión de subir el SMI ha sido «en clave política y no de un planteamiento serio». Reiteró que los empresarios han rechazado «en estos momentos» subir el salario mínimo a 1,5 millones de trabajadores porque las consecuencias que podría acarrear son el aumento de la economía sumergida y la destrucción de puestos de trabajo. «Con la que está cayendo, la pandemia, este es un momento muy delicado», defendió.

Y puso como ejemplo a los pequeños agricultores, a los que les será difícil implementar esta nueva subida del SMI después de que ya se haya incrementado en un 30% en los últimos años. Además, destacó que en 12 de las 17 comunidades autónomas ya se cumple el objetivo exigido por Bruselas de que el SMI supere el 60% del salario medio.

En cambio, la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, se mostraba «muy satisfecha» por el acuerdo con los sindicatos a su llegada a Santiago de Compostela, al tiempo que negaba las diferencias en el Gobierno después de que la vicepresidenta Nadia Calviño asegurase esta semana que faltaban «varios días» para firmar un acuerdo. «Es una decisión del Gobierno de España», destacó Díaz.

Aún así, la ministra pidió a las organizaciones empresariales que «vuelvan a la senda del reencuentro» y «no pongan líneas rojas ni fronteras» en la mesa del diálogo social, que hasta ahora habían firmado más de una decena de acuerdos. En una entrevista, Díaz lamentó que la CEOE «no haya negociado. Se han sentado diciendo cero y salen diciendo cero», aseguró. «Es una pena que por estas cantidades, que no perjudican a una empresa, no hayan negociado», dijo, y reclamó a la patronal que deberá explicar «por qué en estos momentos, cuando la economía crece y el empleo va muy bien, dicen no». El Banco de España alerta del efecto negativo de la subida para el empleo juvenil y de personas poco cualificadas.

traer la economía sumergida

Los autónomos tampoco ven con buenos ojos la subida. En un comunicado, ATA lamenta esta decisión porque significa una subida de la cuota de autónomos «entre 3 y 12 euros». «Es una pena que se suba el SMI en contra de la opinión de quien debe pagarlo», señaló el presidente de ATA, Lorenzo Amor, quien considera que no se ha tenido en cuenta a los autónomos y pequeños empresarios, que son a quienes más afecta esta subida. «Desgraciadamente esta subida puede de nuevo traer economía sumergida y hacer daño al empleo», asegura Amor, que cree que tiene «poco sentido subir 15 euros ahora el salario mínimo interprofesional y dentro de tres meses volver a realizar una subida».

Los empresarios creen que la decisión de subir el salario mínimo «estaba ya tomada»
Comentarios