martes. 29.11.2022

Las energéticas, descolocadas ante la petición masiva para recibir la tarifa regulada

Habían relegado esta modalidad y ahora afrontan un aluvión de cambios de clientes, que encuentran trabas para gestionarlos
                      Imagen de una caldera de calefacción central de gas. DL
Imagen de una caldera de calefacción central de gas. DL

El mercado del gas ha sufrido una transformación inesperada en las últimas semanas, desde que el Gobierno rebajó el IVA de estas facturas al 5% y, sobre todo, tras incluir a las comunidades de vecino con caldera en la tarifa regulada (denominada técnicamente TUR). Ese acrónimo ha sido la guía con la que han transitado los hogares en el último mes a la búsqueda de un contrato con precios estables.

La TUR era minoritaria en el mercado gasista español desde hace varios años. Los últimos datos oficiales (del pasado mes de marzo) cifraban en 1,5 millones de clientes adscritos a esta modalidad de precios regulados —un 19% del mercado— frente a los 6,4 millones de usuarios que habían contratado tarifas libres, un 81% del total, según la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC).

Pero todo ha cambiado en apenas cuatro semanas. La compañías energéticas de referencia (las filiales reguladas de gas de Naturgy, Iberdrola, Endesa y Total) han recibido «miles de traslados desde que entro en vigor la nueva TUR hace unas tres semanas», admiten fuentes del sector. Una situación inesperada porque el movimiento habitual era de la tarifa regulada a alguna de las libres, y porque la posición de las compañías con el mercado de la TUR era básicamente cumplir con su obligación legal de mantener ese negocio, cuyos precios se encuentran establecidos por ley. Pero no impulsarlo, como sí ocurre con sus filiales del mercado libre, donde la venta de ‘packs’ era la tónica habitual.

Las empresas del sector admiten que esta situación ha provocado un cambio en el tablero energético. «Estábamos acostumbrados a que el mercado regulado fuera menguando frente al libre y este contexto ha cambiado por completo las expectativas», apunta una fuente de las compañías energéticas españolas. No ocurre por ahora lo mismo con las tarifas de la luz, donde el movimiento sigue siendo hacia las tarifas libres, más estables que la regulada. Pero la aplicación del tope ibérico, unido a la ampliación del bono social, puede derivar también en un cambio de tendencia con respecto a la evolución de los últimos meses. Ante esta situación, lo más probable es que durante las próximas semanas y meses los usuarios acogidos a alguna de las modalidades TUR de gas se vean incrementados, mientras que van abandonando el mercado de tarifas libres. Será, en parte, una vuelta al pasado, después del proceso de liberalización del mercado gasista de los últimos 15 años. En todo este tiempo, la demanda de tarifas libres (habitualmente más estables y predecibles) había aumentado considerablemente hasta hacerse con la mayor parte del mercado.

En el caso del gas, los consumidores se han percatado de que existe una tarifa que les puede proteger de la escalada de precios que el gas natural ha experimentado en los últimos meses, y que les puede llevar a tener que asumir recibos este invierno que dupliquen lo que pagaron el año pasado.

Con la limitación de la subida de la TUR al 5%, frente al 30% que podría haberse incrementado realmente si hubiera seguido la tendencia del mercado, la opción del gas regulado se ha convertido en la más atractiva. Esos miles de usuarios que han encontrado una alternativa para afrontar la factura del gas en los próximos meses se han visto sorprendidos por multitud de problemas, trabas y procesos para poder realizar el cambio que desean. En primer lugar, porque desconocen la denominación de las empresas que comercializan gas. Son cuatro las firmas de referencia de gas, que a su vez pertenecen a los grandes grupos habitualmente conocidos por los consumidores: Comercializadora Regulada Gas Power (Naturgy), la que tiene mayor número de clientes en esta modalidad al encontrarse históricamente vinculada al gas; Curenergía (Iberdrola), Energía XXI (Endesa) y Baser (Total). Estas son las empresas a las que hay que dirigirse, y las que llevan un mes recibiendo multitud de peticiones para acogerse a la TUR del gas.

Sin embargo, la mayor parte sus canales de atención al cliente se han visto colapsados desde principios de octubre. Los usuarios alegan que se han visto colgados de sus teléfonos hasta horas para poder informarse y acoger a la TUR en estas empresas. También, que el acceso a sus canales ‘online’ se encuentra ubicado en lugares recónditos de internet o de sus páginas oficiales.

Las energéticas, descolocadas ante la petición masiva para recibir la tarifa regulada
Comentarios