lunes 21/9/20

La escalada en el conflicto entre Irán y EE UU enciende al petróleo

El asesinato de Qasem Soleimani provoca la subida del barril Brendt hasta los 70 dólares

El conflicto entre Washington y Teherán gana grados de temperatura después de un ataque estadounidense en Bagdad en el que resultó muerto Qasem Soleimani, un relevante general iraní de la Fuerza Quds de los Guardianes de la Revolución, y de que el ayatolá Ali Jamenei prometiera una dura venganza contra los responsables. ‘Ipso facto’, el precio del petróleo registró una fuerte subida: el barril de Brent, de referencia en Europa, llegó a ganar un 4%, para acercarse a los 70 dólares, su nivel mas alto desde septiembre, para luego relajarse. Ello, a su vez, provocó el primer sobresalto del año en las bolsas tras un magnífico estreno del ejercicio en los parqués. Fuera realmente o no Qasem Soleimani el ‘número dos’ del régimen iraní, algo con lo que se especulaba, el mercado sí interpreta con la subida del crudo que la suya es una figura de relevancia suficiente como para poder intuir una escalada en las relaciones entre ambos países, según valora Tomás García-Purriños, de Morabanc. Joaquín Robles, de XTB, añade que los inversores podrían tener en mente la posibilidad de que la respuesta iraní no tenga como objetivo a EE UU, sino a uno de sus aliados en la región: Arabia Saudí. «El mercado se está poniendo en lo peor, en que las instalaciones petroleras de Aramco puedan sufrir un ataque que genere suspensiones en el suministro de petróleo», explica. De esto ya existen precedentes: el 15 de septiembre, Aramco, la petrolera estatal saudí que acaba de debutar en la Bolsa para convertirse en la mayor compañía cotizada del mundo, sufrió un ataque con drones reivindicado por los rebeldes yemeníes, pero detrás de los que se sospechaba que estaba Irán. El incidente ocasionó la mayor disrupción en el suministro de petróleo de la historia y una subida del barril del 14,6%. Pero ese ascenso se corrigió rápido. Es un ejemplo que utiliza Natalia Aguirre, de Renta 4, para mostrar que el impacto de la geopolítica en los mercados o en un activo como el petróleo es de muy difícil predicción. «Tras el ataque contra Aramco estaba claro que el petróleo debería cotizar con una prima de riesgo geopolítica, porque había aflorado una gran vulnerabilidad en unas infraestructuras clave. Pero esa prima, esa subida inmediata al ataque, no se mantuvo», contextualiza la experta. De momento, es de esperar que el petróleo cotice por encima de los niveles que serían razonables por fundamentales, es decir, teniendo en cuenta oferta y demanda. La cuestión está en si con la última subida queda recogido del todo el riesgo que ahora mismo circunda a una región fundamental para su producción y distribución. De cómo se resuelva esta incógnita dependerán los precios con que el consumidor se encuentre en las gasolineras, que podrían provocar una cuesta de enero aún más empinada: el encarecimiento del crudo se traslada a la gasolina en un plazo de cinco o seis días. No más allá de 72 dólares Pero, ¿a qué nivel podría llegar a parar el barril de Brent? Robles estima que le costará superar los 72 dólares y señala que lo más probable es que se mantenga por debajo de los 70.

La escalada en el conflicto entre Irán y EE UU enciende al petróleo