martes. 31.01.2023

La escalada del euríbor hasta el 2,83 frena en seco la firma de hipotecas

Santander y BBVA se suman al pacto para ayudar a hipotecados en dificultades por la subida
                      Cartel anunciador de hipotecas de una sucursal bancaria en Oviedo. J. L. CEREIJIDO
Cartel anunciador de hipotecas de una sucursal bancaria en Oviedo. J. L. CEREIJIDO

El euríbor modera su ritmo de subida pero se mantiene al alza. El indicador al que están referenciadas la mayoría de las hipotecas en España despidió noviembre en el 2,83%, un nivel que no se veía desde finales de 2008 y que ya se deja notar en el mercado hipotecario, tanto en los nuevos préstamos como en muchos a los que ahora les toca revisión.

El ritmo de crecimiento en la firma de hipotecas ya venía desacelerándose desde hace un par de meses, pero las últimas referencias apuntan ya a un frenazo en seco del sector. Frente al incremento del 10,5% interanual registrado en agosto, el crecimiento de las nuevas hipotecas sobre viviendas de septiembre se limitó al 4%, hasta contabilizar 44.119 unidades.

Es cierto que el sector acumula 19 meses de subidas consecutivas. Sin embargo, el ritmo actual queda lejos de los incrementos cercanos al 25% que, por ejemplo, se registraban allá por el mes de mayo, justo antes de que el Banco Central Europeo (BCE) comenzase la retirada de su política fiscal expansiva. Este proceso de subida de tipos ha provocado que muchas familias con hipotecas a tipo variable sufran ahora notables encarecimientos en la revisión de sus cuotas. Hay que tener en cuenta que todo depende del importe que quede por reembolsar, del plazo de devolución restante, de su tipo de interés y, sobre todo, de la fecha en la que se firmó el contrato, pues es al principio del préstamo cuando más intereses se pagan. No obstante, tomando como ejemplo un préstamo medio de 150.000 euros a 25 años y un interés de euríbor más 1%, las mensualidades aumentarán en unos 245 euros, casi 3.000 euros más al año, si la revisión es anual. Si el tipo aplicado se actualiza semestralmente, el hipotecado sufrirá un incremento de 193 euros al mes, 1.156 euros más al semestre, según cálculos del comparador financiero Helpmycash.

«De cara al futuro más inmediato, se espera que el BCE suba nuevamente sus tipos en su próxima reunión del 15 de diciembre: al menos hasta el 2,50%. Dado que el euríbor ha cotizado históricamente entre 0,5 y un punto porcentual por encima del interés del Banco Central Europeo, vemos muy probable que este índice cierre el año en torno al 3% o por encima», indican desde el comparador.

En este escenario en el que el euríbor sube prácticamente día a día, la banca ha protagonizado un giro radical en su estrategia comercial, para intentar desviar a sus clientes a los préstamos a tipo variable, en detrimento de los fijos, que ahora resultan menos rentables para el sector.

Los datos del INE evidencian que esa estrategia está dando ya sus primeros resultados. En concreto, el 68,2% de las nuevas hipotecas firmadas en septiembre lo hicieron a tipo fijo. Es un dato todavía muy elevado. Pero el porcentaje no había bajado nunca del 70% desde diciembre de 2021. En total, el tipo de interés medio aplicado por las entidades fue del 2,47% en septiembre, 0,24 puntos más que el euríbor medio de ese mes, que fue del 2,23%. A tipo fijo, la media se situó en el 2,70%, frente al 1,96% de las variables.

Para evitar el impacto de este repunte, el Gobierno y la banca han firmado un nuevo protocolo de protección al que las entidades se adherirán en las próximas semanas. De hecho, Santander y BBVA lo han hecho estos días formalmente tras registrar el voto a favor de sus respectivos órganos de gobierno. CaixaBank fue la primera entidad en sumarse al pacto, tal y como anunció la vicepresidenta económica, Nadia Calviño, cuando anunció el acuerdo.

Estas medidas incluyen la posibilidad de alargar el plazo de reembolso, de aplicar una carencia de uno, dos o cinco años y de reducir el interés durante ese tiempo. «Para el hipotecado, esto supone tener que pagar más intereses a la larga, pero podrá reducir ostensiblemente el importe de sus cuotas mensuales», indican los expertos. Para poder acogerse al acuerdo, eso sí, hay que cumplir ciertos requisitos, como cobrar unos ingresos inferiores a 29.400 euros anuales (25.200 euros para acceder a las soluciones más profundas), dedicar más del 50% del sueldo a pagar las cuotas de la hipoteca y haber sufrido un incremento considerable de la carga hipotecaria.

Si no se cumplen los requisitos, el cliente puede contactar igualmente con su banco para tratar de acordar soluciones similares a las contenidas en el acuerdo. «Eso sí, es importante ser proactivo y actuar con antelación: como las entidades están colapsadas por el alto número de hipotecados que solicitan reestructurar su deuda, es recomendable pedir cita varias semanas antes de que se revise el interés con el nuevo valor del euríbor», alertan desde Helpmycash.

La escalada del euríbor hasta el 2,83 frena en seco la firma de hipotecas
Comentarios